Cosas que no pensabas que puedes hacer con un microondas

Ablandar las lentejas. Mete tres medidas de agua por una de legumbres en agua, a máxima potencia, 15 minutos. Será como si las hubieras dejado toda la noche en agua.

Cebollas que no hacen llorar. Para conseguirlo, solo debe meterlas tal cual (sin pelar ni nada) 30 segundos en el microondas a la máxima potencia.

Pelar verduras sin esfuerzo. Los tomates, cuya piel tanto cuesta quitar, y hasta una cabeza de ajos, con solo meterlos un minuto en el microondas, la piel se separará y podrás pelarlo a las mil maravillas. Los ajos, incluso sin mancharte las manos. Pues una vez que sacas la cabeza del microondas, solo tienes que meterla en un bote de cristal, agitarla… y al volcar el contenido, la piel se separará del fruto de forma fácil.
Secar especias o hierbas. Coloca las hojas de cualquier tipo de hierbas extendidas sobre un papel de cocina en el microondas y pónlas a máxima potencia, durante unos 10 segundos. Cuando las saques podrás usarlas como el condimento perfecto.

Tostar frutos secos. Pon nueces o almendras sobre un plato y mételas en el microondas a golpes de un minuto hasta que estén tostadas.

Desapelmazar el azúcar. Sucede al llevar mucho tiempo almacenado. ¿Para solucionarlo? Mételo 10 segundos a máxima potencia en el microondas.

Fabricar diamantes. Mete una pieza de carbono junto a otro gas que lo contenga en un microondas y calienta hasta conseguir una bola de plasma. En 10 semanas, cristalizará con aspecto de diamante.
Hacer espuma para el café. Llena un bote de cristal de leche, agítalo 30 segundos y mételo, abierto y sin tapadera, otros 30 segundos en el microondas.

Patatas fritas de nuevo crujientes. Coloca las patatas fritas en una toalla, métela en el microondas unos segundos y volverán a crujir.

Pan de ayer como recién hecho. Envuélvelo en un paño húmedo y caliéntalo 10 segundos. Revísalo, y repite hasta que esté listo.

Despegar pegatinas y sellos. Humedece la pegatina o el sello, calienta el objeto en el que están pegados 3 segundos y saldrán.

Esterilizar frascos de cristal. Llénalos de agua, quítales la tapadera y mételos en el microondas a máxima potencia, hasta que veas que el agua empieza a hervir. Conseguirás el mismo efecto que si los pones al baño María.

Exprimir al máximo un limón. Meter cualquier cítrico en el microondas tres segundos separa la cáscara de la pulpa y facilita extraer zumo.

Desinfectar la tabla de cortar. Restriégala con un limón y después métela un minuto en el microondas a máxima potencia.

Fabricar una bolsa de semillas. Coge un calcetín, llénalo de arroz o lentejas y mételo durante dos minutos en el microondas. Ya puedes aplicarlo a la zona que necesites.

Máscara de pestañas como nueva. Si eres de las que se pintan de uvas a peras, o no has tenido cuidado en cerrar bien el rímel, es muy probable que descubras cuando vas a aplicártelo que está pegajoso y algo seco. Para recuperarlo, solo tienes que meterlo en el microondas junto a un vaso de agua y ponerlo en marcha durante 30 o 40 segundos a media potencia.

Facebook Comments





Translate »