Estudio revela cual fue el menú servido en la Última Cena

La civilización occidental se nutre de fuentes culturales cuyo origen se encuentra en el mundo judeo-cristiano y en el mundo greco-romano, ambos ubicados geográficamente hacia el Mediterráneo Oriental.

Los resultados del estudio, realizado por dos arqueólogos italianos, Generoso Uricioli y Marta Bergono, serán publicados este año en el libro “Gerusalemme: L’Ultima Cena” (Jerusalén: la última cena).Se fundamentan en versículos bíblicos, escritos judíos, antiguas obras romanas y datos arqueológicos derivados de la investigación sobre hábitos alimenticios en Jerusalém a principios de siglo 1 DC.

La Última Cena es la última comida que, según el Evangelio, Jesús compartió con sus discípulos más cercanos en Jerusalén horas antes de ser entregado por Judas a los soldados romanos y luego ser crucificado. Revisando datos históricos y las pistas de obras de arte, tales como pinturas de catacumbas del siglo III DC, se pudo reconstruir los alimentos y los hábitos alimenticios de la zona hace 2000 años.

Las conclusiones indican que la cena, que tuvo lugar en la sala superior de una casa en Jerusalén, no fue una reunión con los comensales sentados en una mesa rectangular, sino que se realizó a la usanza de la época, cuando la comida se colocaba en mesas bajas y los huéspedes comían en posición reclinada sobre cojines y alfombras en el suelo.Los platos, cuencos y jarras estaban hechos de piedra. Se han encontrado evidencias de recipientes de piedra durante el 1er siglo AD, en numerosos sitios cercanos a Jerusalén y Galilea.

La posición de los invitados alrededor de la mesa siguió una regla precisa, los más importantes se colocaban a la derecha y la izquierda del invitado principal.”Algunos versos de los evangelios de Juan indican que Judas estaba muy cerca de Jesús, probablemente, a su inmediata izquierda. De hecho, se nos dice que Judas sumerge el pan en el plato de Jesús, siguiendo la práctica de compartir la comida de un plato común”, señaló Urciuoli.

Urciuoli y Berogno afinaron la búsqueda de los alimentos presentes en la Última Cena, identificando otras comidas importantes reseñadas en la Biblia. Si la Última Cena fue una cena de Pascua, entonces incluía cordero. La Escritura nos ofrece otra pista: el pan sin levadura y el vino estaban también en el menú. Jesús partió el pan y bendijo el vino, diciendo a sus Apóstoles que el pan era su cuerpo y el vino era su sangre – sentando así las bases de la comunión.

De acuerdo con el estudio, otros platos en la mesa habrían incluido un guiso de frijoles cocidos a fuego muy bajo y lento, aceitunas con hisopo, una hierba con un sabor a menta, hierbas amargas con pistachos y una pasta hecha con dátiles y nueces, alimentos que eran típicos de la Pascua.
Semanario.co

Facebook Comments





Noticias relacionadas

  • ¡Robando miradas! La bebe que llama la atención por peculiar mechón en su linda cabellera
  • Gorila bailando ‘breakdance’ en una piscina del zoo es la nueva estrella de las redes sociales (Video)
  • ¡En Venezuela todos protestan! Novia manifestó en contra del régimen junto a sus damas de honor
  • ¿Eres parte de estas cifras? Youtube reporta que cada una de cinco personas en el mundo visitan su portal
  • Parece el trabajo perfecto pero no hay quien se atreva a aceptarlo
  • Hombres o mujeres ¿Quienes son más románticos a la hora de cantarle al amor?
  • ¿Verdaderos o falsos? Rusia ya tienen su maquina expendedora de like para Instagram
  • ¡Marcando tendencia en el mundo! Cada día más personas practican la ecosexualidad
  • Translate »