¿Por qué se pone una rodilla en el suelo para declararnos a nuestro amor?

La explicación más romántica es la del caballero que se arrodilla y con ello se compromete a servir a su amor de por vida.

El concepto de amor tal como lo conocemos es realmente reciente. Sólo por dar un estimado, hace apenas unos 900 años que el amor fue tomando la forma en la que lo expresamos en la actualidad. Una forma cómica de demostrar cómo ha cambiado el asunto del cortejo lo puedes ver en la concepción que tenemos de el cavernícola golpeando con un marro a su pareja en la cabeza, para llevarla arrastrando hacia la cueva.

Tan cómico como eso nos resulta, de igual manera les parecería a ellos el vernos arrodillarnos ante nuestra bien amada para solicitarle y nos acepte en matrimonio. Pero… ¿por qué ponemos una rodilla en el suelo para declararnos a nuestro amor? El mecanismo es sencillo. Te agachas sobre una rodilla y le pides a la persona que quieres que se case contigo. Lo del anillo ya es opcional.

La Biblia del Anillo de Compromiso dice que es una señal de respeto.

En los días de la Caballería, los hombres se arrodillaban ante señores y reyes como símbolo de respeto, obediencia y lealtad. También es un gesto común en las ceremonias religiosas, te arrodillas ante Dios.

En este mismo sentido, arrollidarte ante la persona con la que deseas casarte es una señal de que le prometes lealtad y respeto a esa persona. En esencia, es entregarse a alguien.

Y si te estás preguntando por qué la gente empezó a usar anillos, puedes darle las gracias al Papa.

Inocencio III, en 1214, introdujo una ley que obligaba a un periodo de espera entre las parejas que deseaban casarse. Las parejas, durante este periodo, debían llevar un anillo en sus dedos como señal de su compromiso.

Facebook Comments





Translate »