¡Agua y sal! “Este es el primer aumento salarial que nadie celebró”

Este es el primer aumento salarial que nadie celebra en el país. Ni siquiera los propios trabajadores.

En estos momentos, el sector empresarial está evaluando el impacto que tendrá el aumento del 50 por ciento del salario mínimo de los trabajadores y el incremento de 3,5 a 8 unidades tributarias en el bono para la alimentación decretados por el presidente Nicolás Maduro.

Sin duda, dice Jorge Roig, ex presidente de Fedecámaras, quien ha estado en Barquisimeto, estas medidas van a impactar muchísimo más a la pequeña y mediana empresa, así como al comercio.

Normalmente, cuando se producen aumentos salariales en una economía sana, explica, tú puedes trasladar eso y distribuirlo entre tus costos para que en los precios de venta no se manifiesten.

En Venezuela tenemos un control de precios y eso no puede ocurrir, explica. O también existe la posibilidad de rebajar la nómina si ésta se hace demasiada costosa; pero, eso tampoco puede hacerse en nuestro país, porque existe una toma de decisiones sin margen de maniobras. Evidentemente, habrá cierre de empresas, cuyos propietarios no pueden resistir los impactos laborales.

Se requieren de algunos días más para el análisis porque el decreto todavía es muy prematuro.

Pero, si se pueden hacer unos comentarios, que son relevantes.

Este es el primer aumento salarial que nadie celebra en el país. Ni siquiera los propios trabajadores.

Un aumento del 50 por ciento podría ser motivo de una inmensa alegría, pero aqui no resuelve nada. En otro país estarían los trabajadores felices. En Venezuela no es asi. Porque no le viene a solucionar ningún problema.

Además, tiene una estructura muy perversa. El que un trabajador esté percibiendo el doble por una cestaticket que lo que está ganando por su salario es absolutamente contradictorio.

El cestaticker se originó para darle una comida a los trabajadores. Lo que ha ocurrido es que el Gobierno ha decretado que se le va a pagar al trabajador con comida. Esta medida está ajustada a la esclavitud. Porque se le está diciendo a cada trabajador: Tú me trabajas y yo te pago para que compres comida.

Esta es una fórmula perversa que evidencia las fallas que tiene la estructura salarial. Ahora los trabajadores no tienen condiciones para ahorrar, ni disfrutar plenamente de unas vacaciones, ni mucho menos de una jubilación. De todos estos beneficios no se habla en el Ejecutivo Nacional.

Ningún funcionario habla de la justicia social, de que funcionen bien los servicios de salud, del futuro de los hijos de los trabajadores, sino de los aumentos salariales que en vez de solucionar problemas, crean dificultades.

¿Tienen algunos planes los empresarios para sortear la crisis?

-Subsistir, sobrevivir. El grueso de las industrias están trabajando a menos del 50 por ciento de su capacidad instalada. Está esperando el empresariado mejores momentos. Las decisiones en materia económica no se producen por parte del Gobierno. Y sobre todo lo que hacen los empresarios es hablar mucho con los trabajadores, porque creo que habrá que hacer algunos arreglos con ellos. En lo único que estamos de acuerdo empresarios y trabajadores hoy es que no haya cierre de empresas. Éstos quieren proteger sus puestos de trabajo y nosotros, proteger nuestras inversiones y las instalaciones. Creo que toca hablar mucho con los trabajadores para ver cuál es la mejor forma de sobrevivir hasta tanto este Gobierno, ñiberado de presiones políticas o de cualquier otra circunstancia, pueda tomar las decisiones sensatas para la economñias venezolana.

¿No ve usted que haya alguna posibilidad de rectificación por parte del Ejecutivo Nacional?

-Ninguna. Las mesas en las cuales se reúnen algunos empresarios con el Gobierno han servido solamente para resolver problemas coyunturales de cada quien, de cada empresa, pero no han tratado de resolver los problemas de la economía venezolana. Yo felicito esas mesas, Si a mi me llamaran para resolver el problema de mis empresas, también iría. No las critico, pero no están resolviendo el problema de fondo de la economía venezolana.

¿Qué resultados han sido obtenidos con la designación del general Vladimir Padrino López como coresponsable con el Presidente de la República, para atender la alimentación, las medicinas y las industrias?

-Mi opinión personal es que no se puede militarizar la economía como si fuese un cuartel. No se puede ordenar que los precios bajen, ni que hayan más ofertas. Creo que el tema no es a quien tú pones al frente: civil o militar. Los controles, restricciones, cierre de empresas, expropiaciones y todas esas medidas han fracasado siempre, en todos los tiempos y en todos los países donde se han impuesto. La tentación del control de precios y decirle al ciudadano lo que tiene que comprar o el precio a que se debe vender, no tiene nada de revolucionario. Lo revolucionario sería tener una economía sana de mercado.

¿Cuándo la Organización Internacional del Trabajo decidirá el caso de la Polar?

-En noviembre volveremos a Ginebra, sede de la OIT, para tratar el caso de Polar, único miembro en América Latina de la Organización Internacional de Empresarios. El Gobierno será sentado en el banquillo de acusados.

Perfil

Jorge Roig es ingeniero industrial egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Se estableció en Guayana, donde ha desarrollado su actividad como empresario y su función de dirigente gremial por espacio de más de treinta años.

En junio del 2013 alcanzó la presidencia de Fedecámaras, de la cual había sido directivo. Antes lo había sido de la Cámara de Industria y Minería de Guayana. También fue director de Conindustria.

Incursionó en la política, siendo independiente, cuando fue postulado por la Causa R para el período 1994-1999 como diputado al Congreso Nacional. Fue presidente de esa fracción que contaba con 9 senadores y 25 diputados. Presidió la Comisión de Cultura.

En la mira del Gobierno

Jorge Roig en su función parlamentaria llegó a conocer y tratar a muchos de los políticos que luego llegaron a formar parte del Gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Éste, el 16 de noviembre de 2013, en una de sus alocuciones desde la sede del Ejecutivo nacional lo acusó de ser el responsable de lo que el Presidente de la República ha denominado la “guerra económica”, que en sus palabras es “especulación, desabastecimiento y acaparamiento de alimentos y otros rubros esenciales en la vida del venezolano”.

Dentro de sus muchos ataques, durante el tiempo que Roig estuvo en la presidencia de Fedecámaras, lo señaló de estar vinculado a la “embajada gringa” por espacio de 25 años.

Incluso, de estar buscando un golpe de Estado para hacerse de la Presidencia de la República. Al ser invitado a la Conferencia Nacional por la Paz, celebrada el 26 de febrero de 2014, Roig hizo uso de la palabra. Venezuela, tiene la inflación más alta del planeta y tasas de desabastecimiento económico. No se consiguen los productos de primera necesidad.Y enfrentó al mandatario nacional y a su equipo: “Ustedes tratan de imponer un modelo económico fracasado en el mundo entero”. Roig fue 77 veces agredido verbalmente en las cadenas de Maduro.

El impulso

Facebook Comments


« (Noticia anterior)



Noticias relacionadas

  • Arrecia la miseria! Nueva crisis por escasez de efectivo en Venezuela
  • Rematando el pais! “Los rusos están llevando a Venezuela hacia el fondo”
  • Catastrofe madurista! En Venezuela “El defult es inevitable. La cuestión es el momento”
  • “El Colapso de Venezuela” Por Ricardo Haussman
  • ¡Eso es lo tienen uno de los hijos de enchufados en su cuenta! Dicom subasta 32M$ en su novena edición dijo el BCV
  • ¡Desplome de la producción en la siderúrgica del Orinoco! Planta de Decapado I y II paralizadas en su totalidad
  • ¿Aumento salarial o de miseria? Conindustria: “economía venezolana ciclo continuo de empobrecimiento y disminución”
  • “Aviso de restricción a filiales del banco Nomura” Corte de EE.UU y Crystallex le cercan el camino al régimen
  • Translate »