Asdrúbal Oliveros asegura que el plan de ajuste económico del gobierno es “desordenado” y “incompleto”

El director de la Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, aseguró este jueves que el plan de ajuste económio que lleva adelante el gobierno nacional, con la introducción de un nuevo sistema cambiario y el anuncio del recorte de las importaciones en 42%, entre otros, es “desordenado” y “incompleto”. Y no toma en cuenta un elemento fundamental y que no le gusta a los políticos: el recorte de gastos del Estado.

Comenzó refiriéndose a la discusión entre economistas sobre si Venezuela vive una recesión o una estanflación. Según él, hay un consenso que lo que hay es una depresión – esto tras nueve trimestres consecutivos de contracción económica.
“Si usted compara el PIB que recibió el presidente Maduro al que va a ser al final de este año 2016, en términos reales, hemos perdido una cuarta parte de ese PIB. Eso habla del carácter destructor que ha tenido este gobierno en estos últimos años”.
Agregó que si se compara el PIB en dólares del 2013 con el del 2016, se observa una reducción de 48% en términos nominales; dos indicadores que para Oliveros muestran el ajuste severo que hemos tenido en la economía venezolana; razón por la cual él ya no hablaba de una economía en recesión sino de una economía en depresión.
Dijo que esto además se notaba en la caída que han tenido todos los sectores económicos y que el único que reportaba tasas positivas era el sector asociado a servicios de gobierno, además del sector de las comunicaciones. Precisó que el sector de banca y seguros desde el año pasado comenzó a tener tasas negativas.

En cuanto a la inflación, manifestó que el comportamiento de la misma para los primeros meses del año le resultaba preocupante; que estamos hablando de un promedio de inflación, según la metodología del Banco Central de Venezuela, de 11,8% mensual; pero que si tomamos la inflación subyacente, es decir, aquella que excluye los controles, entonces se estaría hablando de un promedio de 25% mensual, entre enero a marzo; resaltando el carácter destructivo que este flagelo para el bolsillo del venezolano.
Por otra parte, Oliveros mencionó también el caso de las importaciones que, según sus números, han caído en un 20%; la caída en el otorgamiento de divisas sigue ubicándose en un 40%; resaltando que aquí también se observaba el impacto del ajuste que ha escogido la administración del presidente Nicolás Maduro: recortar importaciones para optimizar el flujo de caja; liquidar activos, esta vez con menos velocidad; pero que, además, le resultaba mucho más preocupante aún la circunstancia de que Nelson Merentes ha anunciado que las importaciones serán recortadas en un 42%,
Añadió que le resultaba preocupante porque el sector privado no tiene margen de maniobra; no tiene acceso al crédito internacional; su capacidad de inventario es bastante limitada; por lo que toda esta oferta externa, que está siendo reducida vía el recorte de divisas por parte del Estado no puede ser compensada por un efecto inmediato ni siquiera en el mediano plazo por oferta local.

“Con lo cual ese recorte de importaciones exacerba el problema de escasez, de desabastecimiento, y con ello el desarrollo del mercado negro y la aceleración de la inflación, que complica el panorama social. Hasta ahora el gobierno ha hecho muchos anuncios, digamos, de forma desordenada: con impacto fiscal; medidas impositivas”.
Mencionó el aumento de la gasolina; y dijo que estas medidas son desordenadas porque no se adecúan a un verdadero plan de ajuste como el que necesita Venezuela. Añadió que la confrontación que se observa en el plano político, sin posibilidades de que se alcancen acuerdos institucionales: “Esto prefigura un escenario bien complejo para la economía venezolana”.
Seguidamente se ocupó del tema petrolero, en especial, del comportamiento de los precios, indicando que Venezuela siempre ha tenido un precio de equilibrio mediante el cual el Ejecutivo logra cerrar su brecha externa, lo que se conoce como el déficit de la balanza de pagos.
A través de una lámina mostró el comportamiento del precio promedio que Venezuela ha tenido en su cesta petrolera, y llegó a la conclusión de que nuestra economía ha vivido durante todos estos años por encima de sus posibilidades. “Es decir, el precio petrolero de ajuste externo ha estado muy por encima del precio en el que nosotros efectivamente. vendemos el petróleo”.

Explicó que eso tiene que ver con la liquidación de activos; que se lograron acumular durante el boom, y que hoy se han disminuido en forma importante; recorte de importaciones; achicando las necesidades externas; además de endeudamiento, en especial, con China en estos últimos años; lo que, a su modo de ver, lleva a cabo el gobierno de cara al 2017 y 2018.
En ese sentido, Oliveros cayó en el tema de si el gobierno está en capacidad de continuar por la senda de ese ajuste tomando en cuenta el comportamiento de las variables macroeconómicas, como el PIB, el consumo privado y el recorte de importaciones que se ha sufrido desde el 2013.
“Ha sido un ajuste costoso,porque además como se ha hecho en una forma muy desordenada; sobre todo, porque no ha venido acompañado con una estabilización de precios relativos, en especial, con lo que tiene que ver con el tipo de cambio nos ha costado muchísimo”.
Mostró una lámina con lo que serían las proyecciones que tiene Ecoanalítica para este año: inflación de 320%, en términos oficiales, mientras que la subyacente se ubicaría en 800%, y por esta vía llegó a la conclusión de que el ajuste de esta economía no ha terminado y que sigue trayendo costos muy graves para los venezolanos.
Luego pasó a referirise a por qué el gobierno no adoptaba un verdadero plan de ajuste, y destacó que aquí eran claves dos variables; la primera era la cuenta corriente de la balanza de pagos que hasta entonces en Venezuela se caracterizaba por ser siempre superavitaria; que constituía un hecho estructural de nuestra economía de modo que si la misma se vuelve deficitaria hay que persignarse, comienzan los problemas, y que es lo que ocurre hoy en día en Venezuela.

A través de una lámina Oliveros resaltó cómo los fondos de ahorro extrapresupuestarios que habíamos acumulado desde el 2004 se fueron consumiendo, lo que explica la magnitud del déficit de cuenta corriente.
Asimismo, Oliveros en otra lámina enfocó la situación tributaria; es decir, los ingresos de orden interno que irían a cubrir el déficit fiscal y, a ese respecto, demostró que tampoco por esta vía el gobierno no resuelve dicha situación deficitaria; de modo que el déficit fiscal no petrolera se ubica en 16 puntos del PIB.
“Señores, entonces, el ajuste aquí no es sólo recortar importaciones; resolver el hueco externo que tenemos, y que preocupa a tenedores de deuda y proveedores de bienes y servicios, sino que el problema aquí también es que el tamaño del gasto que tenemos hoy en Venezuela no lo podemos sostener”.
Reiteró que, aun cuando el tema no gustaba mucho a los políticos, a su modo de ver, aquí hay que abordar lo que sucede con el tamaño de nuestro gasto porque es insostenible; pues no hay renta interna que le permita cubrir estas brechas.
Así salió a relucir el concepto del impuesto inflacionario: cuando se permite que la inflación se salga de control, se destruye el poder adquisitivo del ciudadano al tiempo que se destruye el patrimonio de las empresas; pero que, de esa destrucción, resultaba un ganador: el Estado, el que tenía el monopolio de fabricar billetes y que al poseer la potestad de exportar petróleo, también se beneficia de la devaluación.

“La magnitud de esos ingresos uno la puede cuantificar con una medida, que llamamos impuesto inflacionario. Esto es lo que recauda el gobierno de esta forma, y que en Venezuela se ubica en 16 puntos del PIB”.
Hizo ver que por aquí nosotros vamos camino a la hiperinflación. Relacionó esta situación con el tema del recorte de las importaciones en un 42%, según lo anunciado por Nelson Merentes, a los fines de calcular la brecha externa, que tiene el gobierno, y lo que da unos 12 mil 700 millones de dólares, y aquí se preguntó: ¿puede una economía, en verdad, soportar un recorte de 42% de las importaciones?
“Esta es una pregunta que coloca todo esto a una apuesta arriesgada del Ejecutivo; un campo minado, que el Ejecutivo está asumiendo con este recorte de las importaciones. No es fácil llegar al 31 de diciembre con esa magnitud de recorte”.
A esta situación Oliveros le agregó el problema del servicio de la deuda, para lo que habría que destinar, según Oliveros, cerca del 60% de nuestras exportaciones; en un momento en que, por lo demás, la prioridad del Ejecutivo la constituye el pagar la deuda.
“Efectivamente, el gobierno ha decidido en su valoración de costo -beneficio que tiene que pagar la deuda, y ese es el punto, a pesar de lo comprometido que está”.
En ese sentido, Oliveros se preguntó cómo podía el gobierno manejar el pago de la deuda y asomó la posibilidad de que declarara un default.
Al abordar la temática del nuevo esquema cambiario, dijo que el Dipro, que es el tipo de cambio de 10 bolívares destinado a actividades prioritarias, según las estimaciones de Ecoanalítica, se prevé que un poco más del 40% de las importaciones públicas se hagan a esta tasa, y menos del 30% importaciones privadas; de modo que va a quedar un balance muy limitado, y destacó que, incluso, esta tasa puede ser depreciada.

“Esta, además, es una decisión bastante rara. Pero ya se sabe bastante bien, por todos los temas de arbitraje y corrupción, lo que esto implica”.
Luego pasó a referirse al Dicom, un sistema complementario, pero que aún no ha arrancado pesar de que todos los días publican una tasa, sólo que se trata del mismo sistema de Simadi; ya que los técnicos del Banco Central y del Ministerio de Finanzas, a su modo de ver, no se ponen de acuerdo todavía sobre como va a ser el arranque formal, efectivo, de la mesa de dinero del Dicom, y la oferta que puedan tener.
“Bueno, ya va por 300 bolívares. Pero eso se está montando con plataforma Simadi. El Dicom es un esquema que todavía no está en el mercado. Se espera que para el 15 de abril pudiera estar arrancando, aun cuando yo creo que va a ser un poco más de allá. Por lo que nos han dicho, ellos esperan que este tipo de cambio se ubique en 600 bolívares por dólar, es decir, que la capacidad de ellos de ofertar divisas en ese mercado termine siendo que el tipo de cambio se mantenga allí”.
Se preguntó, seguidamente, que cuánto iba a ofertar el gobierno por este mercado. Respondió que, según sus voceros, ellos aspiran ofertar entre 5 mil 500 millones de dólares y 7 mil millones de dólares: una oferta que da más de 30 millones de dólares por día; aun cuando en el medio donde se maneja esta información, se ha filtrado que algunos consideran que se trata de una cifra muy optimista; pues, cuanto más, el BCV lo que puede vender son unos 10 millones de dólares diarios.

“Por supuesto, esta cifra se pudiera incrementar un poco con oferta de títulos. Hay una porción bien importante de ese bono misterioso; que está por ahí: Pdvsa 2022, y el cual podría ser incluido también en este mercado. Así que no es descartable que aparezca un bono de estos en la calle”.
A continuación tocó el tema petrolero: ¿cuánto va a vender el sector petrolero en el esquema Dicom?
A esta altura se preguntó en torno a la posibilidad de que este esquema pueda estabilizar el tipo de cambio. Confesó haber discutido este tema con mucha gente quienes alegan que “no hay real para esto”, sólo que, advirtió, aquí el problema no es tanto la cantidad de divisas que se posean sino permitir que el tipo de cambio se deslice.
“Porque si, al final, yo sólo puedo vender cinco millones de dólares por día, yo puedo tumbar el tipo de cambio si tengo la voluntad para hacerlo. Incluso, si tengo mucho más, puedo dejar que se deslice como ha pasado en otro tiempo; como sucedió con el Sitme”.
En síntesis, hizo ver que el problema no es tanto la capacidad de las divisas con las que se cuenta, como sí el hecho de que el Ejecutivo esté en capacidad de acompañar las reformas, que esto amerita para logar estabilizar el tipo de cambio,
En este escenario habló del efecto drenaje de la liquidez monetaria que se lograría alcanzar; un tema, por otra parte, que lo llevó a plantearse por el destino que tendrían los bolívares que obtendría Pdvsa, por ejemplo, en el mercado del Dicom: ¿acaso pagaría con esos recursos la deuda que tiene con el BCV?; de manera que esas eran decisiones, a su juicio que había que tomar; sólo que al enfocar el tema de la baja popularidad que tiene hoy en día el gobierno frente a unas elecciones que tiene por delante, y con la amenaza de que lo tumben, dudó que el gobierno esté dispuesto a bajar el gasto público.

“Cada vez que se anuncia un sistema, uno queda con la esperanza de que ese sistema logre algo. Pero lo que termina pasando es que la brecha se va abriendo y hace que el nuevo sistema siguiente sea más costoso”.
Concluyó advirtiendo que vamos a una profundización de la crisis económica; que va a seguir presionando el cambio político, sobre todo, porque hay tres variables claves que van a medir el que no se hagan las cosas: escasez, inflación y tipo de cambio negro.

 

Noticiero digital

Facebook Comments





Noticias relacionadas

  • Gerber Torres sobre la criptomoneda: “no tiene ninguna posibilidad de ser la solución a los problemas de la economía”
  • ¡Soberanía un carajo! Maduro estaría negociando entrega de PDVSA a rusos y chinos según Antonio de la Cruz
  • El letrado Steve Hanke sobre Venezuela: “El bolivar es completamente inútil” ante una inflación del 2800%
  • ¡Gracias Nicolas! Dólar paralelo supera los 95 mil
  • Curso “básico” para Nicólas Maduro: ¿Cómo eliminar la inflación? Por Leocenis García
  • #UltimoMomento Dolar paralelo sube y se acerca a los 90 mil pulverizando el Bolívar
  • ¡Panorama gris! Las Reservas Internacionales cada vez son menos y el oro no genera liquidez inmediata
  • ¡Lo que nos faltaba! Régimen perdona deuda a República Dominicana por más de 100 millones de dólares