Brad Pitt está furioso con Angelina Jolie “Ella, simplemente, ha desatado el infierno”

El actor de 52 años ha mostrado su enorme enfado a su entorno más cercano por las historias que rodean la petición de divorcio de su exmujer, sobre todo aquellas que relacionan la separación con los posibles problemas de consumo de marihuana y alcohol por parte del actor, según asegura la agencia Chance.

Pitt piensa que esos rumores convierten a su familia en el objetivo primordial de los paparazzi. “Ella, simplemente, ha desatado el infierno”, dicen fuentes cercanas al intérprete.

El perímetro de la casa del matrimonio en Hollywood Hills está rodeado de fotógrafos a la espera de la primera fotografía de los cónyuges, lo que ha obligado a la policía de Los Ángeles a llevar a cabo patrullas regulares alrededor de la mansión desde que se anunciara el bombazo la tarde del pasado martes.

El portal TMZ asegura que ambas estrellas se encuentran en conversaciones para solucionar los términos de la separación tras dos años de matrimonio y 10 de noviazgo. Brad habría deseado que el asunto se hubiera llevado con la mayor discreción posible por el bien de sus hijos, sin embargo todo ha estallado por los aires al hacerse públicos los problemas de Brad Pitt con ciertas sustancias, su posible romance con Marion Cotillard y conocerse la intención de Jolie de quedarse con la custodia de los pequeños.

En este sentido, Brad Pitt ha enviado un comunicado a la revista People donde asegura estar “muy triste” por la situación y pone el acento en que lo más importante ahora es el “bienestar” de sus hijos”. De ahí que pida a la prensa que les dé a los pequeños “el espacio que se merecen durante este tiempo difícil”.

La pareja ha tenido tres hijos biológicos en común, los mellizos Vivienne y Knox Leon, de ocho años, y Shiloh, de diez años. La actriz, que ya tenía adoptado a Maddox, hizo lo propio, ya en compañía del actor, con Zahara y Pax Thien. Para la intérprete, la familia siempre ha estado por encima de todo, incluso de su trabajo, una forma de vivir que, al parecer, no era totalmente compartida por su marido, quien no pasaba mucho tiempo con ellos y, cuando lo hacía, tenía poca paciencia.

La fortuna conjunta de Angelina Jolie y Brad Pitt, que este martes anunciaron su divorcio, supera los 500 millones de dólares, de acuerdo con una estimación de varios expertos financieros y legales citados por medios estadounidenses.

Jolie, de 41 años, pidió el divorcio a Pitt (52) y solicitó la custodia de sus seis hijos, lo que supone el fin de una de las parejas más populares y respetadas del mundo del espectáculo no sólo por su trabajo en Hollywood sino también por su compromiso con labores humanitarias.

Se rompió el amor

Conocida popularmente como Brangelina, no hay duda de que Pitt y Jolie formaban una pareja soñada e idílica; un amor que parecía sacado de la comedia más romántica, que acaparó durante años la atención de la prensa rosa y provocó más de un suspiro de admiración entre sus seguidores y alguno también, quizá, de envidia sana.

Dos actores de su calibre sólo podían enamorarse entre escena y escena, como así sucedió durante el rodaje de la película Sr. y Sra. Smith (2005). El inicio de su relación generó enormes titulares, ya que Pitt estaba casado con otra figura de la interpretación, Jennifer Aniston, de la que se divorció por este motivo tras cinco años de matrimonio.
Tanto Pitt como Jolie tenían un amplio expediente de romances con compañeros de profesión. Él había salido con Gwyneth Paltrow y Juliette Lewis antes de comprometerse con Aniston, mientras que ella se había casado en dos ocasiones, primero con Jonny Lee Miller y posteriormente con Billy Bob Thornton.

Facebook Comments





Translate »