Carles Puigdemont y cuatro miembros de su destituido gobierno se entregan a la justicia de Bélgica

Según la fiscalía de Bruselas, los cinco imputados están técnicamente “privados de libertad” desde las 9:17 de la mañana hora local y a la espera de la decisión del juez de instrucción encargado del caso.

Carles Puigdemont y los otros cuatro miembros del destituido gobierno de Cataluña requeridos por España se entregaron este domingo de forma voluntaria a la justicia de Bélgica, la que todavía debe pronunciarse sobre una orden de arresto internacional emitida por España.

El juez deberá decidir en un plazo de 24 horas si ordenar su arresto provisional mientras se evalúa la solicitud española.
La decisión sobre un posible envío de los políticos catalanes a España -en donde están acusados de rebelión, sedición, malversación, prevaricación y desobediencia- tomará mucho más tiempo.
Rebelión, sedición, malversación: de qué acusan exactamente en España a Carles Puigdemont y los otros miembros del destituido

Según el portavoz de la fiscalía de Bruselas, Gilles Dejemeppe, los imputados comparecerán ante un juez de instrucción en el transcurso de la cárcel.
“Estuvimos en contacto regular con los abogados de las cinco personas y se había acordado una cita en la comisaría (de la policía federal)”, explicó el portavoz de la fiscalía de Bruselas, Gilles Dejemeppe, en una conferencia de prensa.
“Ellos cumplieron con la cita”, dijo de Puigdemont y los consejeros Antoni Comin, Lluis Puig, Meritxell Serret, y Clara Ponsati, quienes han dicho no confiar en la independencia de la justicia en España.

Según explicó el portavoz belga, ahora el juez de investigación deberá decidir si rehusar la ejecución de la orden de arresto europea, arrestar a los imputados o liberarlos bajo ciertas condiciones o fianza.
“Tiene que decidir en un plazo de 24 horas, lo que significa que una decisión tiene que tomarse a más tardar a las 9:17 am de mañana

Además de sobre Puigdemont, la justicia belga tiene que decidir sobre los consejeros Antoni Comin, Lluis Puig, Meritxell Serret, y Clara Ponsati.
El portavoz, sin embargo, también recalcó que la decisión sobre el fondo del asunto podría resultar mucho más dilatada, especialmente en caso de apelación y casación.
Algunos analistas estiman que el proceso podría tomar hasta dos meses, lo que significa que Puigdemont podría seguir en Bélgica durante las elecciones catalanes, convocadas para el 21 de diciembre.

El gobierno de Puigdemont convocó a un referendo sobre la independencia que tuvo lugar el 1 de octubre pasado, a pesar de haber sido declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español.
Y el 27 de ese mismo mes el parlamento catalán votó a favor de iniciar el proceso para constituir “una República catalana como Estado independiente, soberano, democrático y social” en lo que fue ampliamente interpretado como una declaración unilateral de independencia.
“La política ha fallado estrepitosamente” en la crisis por la independencia de Cataluña
Image caption
Para la justicia española, el actuar de los independentistas catalanes ha estado lleno de violaciones al Estado de Derecho.

La justicia de España ordena prisión sin fianza para el ex vicepresidente y 7 exconsejeros del gobierno de Cataluña
Y, por lo pronto, le corresponderá a la justicia belga decidir si Puigdemont y los otros cuatros consejeros deben correr la misma suerte.

 

BBC.

Facebook Comments





Noticias relacionadas

  • El vestido rojo de Chiquinquirá delgado del que todo el mundo habla (Foto)
  • El dictador Mugabe se aferra al poder negándose a renunciar
  • Militares toman el control en Zimbabwe mientras Mugabe está bajo arresto
  • EE.UU evalúa posibles sanciones para Nicaragua por estrecha relación con el narcoregimen venezolano
  • ¡Después de tanta barbarie todos buscan lo mismo! Mugabe negocia su salida con protección para su esposa
  • Acusan a jefe militar de Zimbabue de “conducta de traición” en contra del dictador Mugabe
  • Sismo de 7.2 en frontera de Irak e Irán se registró este domingo
  • Santos endurece discurso contra Maduro: en Venezuela “el problema no va a durar 100 años”