Donald Trump volvió a amenazar con utilizar la tortura para hacerle frente al terrorismo

Donald Trump volvió a amenazar con utilizar el famoso “waterboarding” (ahogamiento simulado) para hacerle frente al terrorismo, lo que fue calificado como peligroso por el Relator de la ONU contra la Tortura, Juan Méndez.

“La combinación de Trump y la tortura es sumamente peligrosa. Estados Unidos tendría un retroceso no solamente al 2001, sino a las épocas predemocráticas (si el magnate llega a la Casa Blanca e implementa esto)”, dijo el experto de la ONU en entrevista con REFORMA.

En reacción al atentado del martes pasado en Estambul, Turquía, el virtual candidato republicano dijo que, de ganar la Presidencia este año, él implementaría el “waterboarding” como técnica de interrogación e incluso “cosas peores”.

En otras ocasiones, además, ha dicho que las Fuerzas Armadas estadounidenses están impedidas para actuar por culpa de algunos intelectuales a los que ha llamado “airheads” (cabezas huecas) y que han luchado contra la práctica de la tortura en su país.

“El Presidente de los Estados Unidos está sujeto a la ley como cualquier otro, tanto por la legislación interna estadounidense, como por la Constitución y los tratados internacionales y (las leyes contra) la tortura, incluyendo el ‘waterboarding’.

“(El ahogamiento simulado) está absolutamente prohibido en Estados Unidos y aunque el señor Trump llegue a ser Presidente no podrá cambiar eso”, afirmó Méndez.

Afortunadamente, observó el jurista argentino, el mundo ya no vive en aquellos tiempos en los que los Presidentes tenían una especie de mandato imperial y dictaban las leyes a su antojo.

Si Trump llegara a cumplir sus amenazas, agregó el Relator de Naciones Unidas, habría un retroceso de más de 400 años en la historia de Estados Unidos y en lo que se ha ganado en el país vecino con respecto a las llamadas reglas de la guerra y el trato a los detenidos.

Incluso iría en contra de lo defendido por Presidentes como Abraham Lincoln, que estableció el primer código de guerra -el llamado Código Lieber- en abril de 1863, dijo Méndez.

“Torturar al enemigo no solamente no produce resultados positivos sino que pone a las Fuerzas Armadas del propio país, en este caso a militares estadounidenses, en peligro de ser torturados”, argumentó el Relator.

“La tortura es un fracaso en los métodos de investigación y de inteligencia porque además de que la información que se recibe no es fidedigna, está comprobado que las técnicas más sofisticadas y más humanitarias de interrogación de imputados dan muchos mejores resultados”, explicó.

 

Reforma

Facebook Comments





Noticias relacionadas

  • ¡ENCHUFADOS LAVARON MILLONES DE DÓLARES! Panamá rechaza inclusión en la lista negra de paraísos fiscales
  • Continua la crisis en Honduras tras elecciones presidenciales por ausencia de la oposición para escrutinios
  • Jean Carlos Paredes otro empresario vinculado a los guisos de Rafael Ramírez
  • Como una “provocación” tilda Rusia disparo de Misil por parte de Corea del Norte
  • EE.UU alertó que último misil lanzado por Norcorea fue de “mayor” altitud que anteriores
  • Avelina consolida planes de expansión hacia EE. UU. Mauro Libi
  • Volcán hace erupción provocando evacuaciones y cancelando vuelos en Indonesia
  • ¡Niños como bandera revolucionaria! ¿Qué ha pasado en la Isla después de la “muerte” del dictador Fidel Castro?