Efecto domino Brexit: Partidos extremistas reclaman cambios y referéndum en al menos 6 países

El genio euroescéptico ha salido de la botella y no volverá a ella”, pronosticó eufórico Nigel Farage, el líder del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), que pronuncia discursos incendiarios contra la integración continental y guió al Reino Unido, el jueves pasado, a divorciarse de la Unión Europea (UE), después de 43 años.

El genio ya recorre Europa de la mano de políticos como la francesa líder del Frente Nacional, Marine Le Pen o el holandés que conduce al partido antimusulmán PVV, Geert Wilders.

Los dirigentes de los partidos de extrema derecha no demoraron en pasar a la acción. “Ha vencido la libertad”, tuiteó Marine Le Pen. “Como llevo pidiendo hace años, ahora hay que convocar un referéndum en Francia y en el resto de los países de la UE”.

Algo similar pidió Geert Wilders, quien lidera las encuestas en Holanda con un proyecto político directamente contrario a la inmigración. “Queremos ser dueños de nuestro propio país, de nuestro dinero, nuestras fronteras y nuestra política migratoria”, indicó en un comunicado. “Los holandeses necesitamos tener la oportunidad de expresar nuestra opinión sobre nuestra pertenencia a la UE lo antes posible”, indicó agitando el fantasma de la salida, que hoy se perfila más posible que en otros tiempos. Incluso un eventual abandono holandés ya tiene nombre: Nexit.

Los holandeses ya expresaron su enojo hace poco tiempo durante el referéndum contra el acuerdo de asociación de la UE con Ucrania, que ganaron los euroescépticos.

“Si me convierto en primer ministro, habrá un referéndum para dejar la UE”, promete Wilders, aunque es mucho más sencillo decirlo que hacerlo.

Una encuesta realizada a comienzos de este mes indicó que solo 38% de los holandeses se muestra favorable a la celebración de una consulta al estilo británico.

Holanda, un estrecho aliado del Reino Unido a la hora de luchar por menos burocracia en Bruselas y porque desde la capital belga solo se tomen decisiones que realmente sirvan a los ciudadanos, ya tiene experiencia a la hora de generar un sismo en la UE por el rechazo de los holandeses, en 2005, a la ratificación de la Constitución Europea, después rebajada en la forma del Tratado de Lisboa.

El apoyo de Wilders es hoy tres veces mayor que en las elecciones de 2012 y algunas encuestas auguraban en marzo que su partido sería la formación más votada en Holanda, que celebra comicios generales en 2017, al igual que Alemania y Francia.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, dijo que hoy no hay “un enorme interés” en su país por celebrar una consulta así, pero reconoció que la decisión del Reino Unido es un estímulo para emprender reformas en la UE.

Advertencia.

En Alemania, la formación populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD) calificó el resultado del referéndum británico de advertencia para Bruselas y llamó a la UE a abandonar su curso si no quiere que más países también opten por salirse.

En Italia, donde se celebrarán elecciones generales en 2018, la victoria del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), el domingo pasado, en los comicios municipales, con el espaldarazo que recibió en Roma y Turín, plantea también un panorama inquietante para el primer ministro Matteo Renzi.

El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, felicitó a “los ciudadanos libres que no sucumbieron al chantaje, las mentiras y las amenzas”.

Renzi defendió que “Europa tiene que ser reestructurada”.

Pero, hay más fuerzas políticas que se movilizan para quebrar a la UE.

El Partido Popular anti inmigración de Dinamarca (DF), un aliado del gobierno, llamó a realizar un referéndum. Si bien no integra el gobierno, es uno de los tres partidos que apoya a la administración. Su llamado para una votación popular fue repetido por el líder del movimiento izquierdista Alianza Roja-Verde. El primer ministro Lars Lokke Rasmussen rechazó los pedidos, pero reconoció que la votación británica aumentó la posibilidad de “una UE pequeña”.

En Suecia, el partido contrario a la inmigración, Demócratas Suecos, que tiene el apoyo del 17% de los votantes, según una encuesta de mayo, indicó que aumentará la presión por el cambio. “Exigimos que Suecia comience de inmediato a renegociar los acuerdos (con la UE) que hemos hecho y que el pueblo sueco pueda expresarse sobre una futura membresía a la UE en un referéndum”, dijo el líder del partido, Jimme Akesson.

Jaroszlaw Kaczynski, líder del gubernamental Partido Ley y Justicia, de Polonia, consideró que “la conclusión clara” que puede extraerse del Brexit es “la necesidad de un nuevo tratado europeo” que confiera más soberanía a los Estados miembros.

La perspectiva para la UE es que se fortalezcan las voces que piden cambios y amenazan con nuevas grietas en la estructura de la integración. Los líderes de la UE dicen que los 27 países seguirán juntos.

“Primavera de los patriotas” reunió a las voces disidentes.
Las fuerzas que cuestionan a la UE siempre están movilizadas para hacer llegar su mensaje a la población. Seis días antes del referéndum realizado en el Reino Unido, los euroescépticos celebraron una cumbre en Viena, llamada “la primavera de los patriotas”.

El propósito era arropar a los partidarios del Brexit, pero también de poner en escena su creciente poderío paneuropeo como miembros de un grupo en la Eurocámara, que les sirve para torpedear desde dentro el proyecto comunitario.

En el encuentro, la líder del Frente Nacional de Francia, Marine Le Pen defendió una Europa a la carta, que cumpla los deseos y exigencias de cada país miembro. Sostuvo que si gana las elecciones presidenciales en 2017, comenzará negociaciones de inmediato sobre una serie de temas de soberanía, incluyendo la moneda única, el euro. Si eso fracasa, pedirá a los votantes que apoyen la salida de la UE.

El líder del exitoso partido FPÖ, de Austria, Heinz Christian Strache, puso énfasis en la democracia directa y en la conveniencia de consultar a la población sobre su futuro. Dijo que Suiza es su modelo. En fecha reciente, su partido perdió las elecciones presidenciales por la mínima diferencia y ahora disputa el resultado ante la Justicia. El hartzago de los austriacos con el bipartidismo y la búsqueda de una identidad que sienten corre el riesgo de diluirse con la llegada de 90.000 solicitantes de asilo el año pasado, han impulsado a los ultras. Fuentes: EL PAÍS DE MADRID Y REUTERS.

EL NUEVO ESCENARIO.

“Lo mejor, pese a ser imperfecta”.

“Alemania seguirá teniendo un papel central e incluso más importante en el seno de la Unión Europea”, sostuvo el presidente de la Comisión europea, Jean-Claude Juncker en una entrevista con el diario alemán Bild, en la que enfocó las perspectivas del bloque continental después de la salida del Reino Unido.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, que tiene un papel de liderazgo en la UE, no perdió tiempo y ya invitó para mañana, en Berlín, al presidente de Francia, François Hollande, al primer ministro de Italia, Matteo Renzi y al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, para considerar la perspectiva que se abre después de que el Reino Unido es el primer país que abandona el proceso de integración.

Juncker estimó que la UE no es perfecta pero “es lo mejor que tenemos para reunir a los países de Europa en torno a la misma mesa y forjar compromisos, de forma que la gente viva en paz, libre y con prosperidad”.

Dos pedidos para seguir integrados.

Una petición ciudadana para que se celebre un nuevo referéndum sobre la UE fue presentada ante el Parlamento británico con el respaldo de 1.553.163 firmas. El texto, impulsado por un ciudadano que se identificó como William Oliver Healey, pide a los diputados la “implementación de una norma por la cual, si el voto por salir o quedarse (en la UE) está por debajo del 60%, con una participación inferior al 75%, debería convocarse otro referéndum”. La petición colapsó la página web de la Cámara de los Comunes y un mensaje oficial en ese sitio indicó que el Parlamento considerará el planteo. La comisión de peticiones se reunirá el martes, cuando podría decidir si aprueba discutirla.

Mientras, 108.028 personas firmaron otra petición para que el alcalde de Londres, Sadiq Khan, del Partido Laborista, declare la capital independiente y solicite incorporarse a la Unión Europea. La petición, impulsada por James OMalley, señala que Londres es diferente del resto del Reino Unido y por tanto, debería escindirse.
EFE

 

Facebook Comments





Translate »