Escudos humanos y quema de petróleo y cauchos, el Estado Islámico se resiste en Mosul

descarga

Durante las últimas horas, los yihadistas han incendiado neumáticos y petróleo para estorbar la visibilidad de losaviones que bombardean la ciudad y poder así ocultar sus movimientos.


Además, el ISIS está empleando suicidas contra las fuerzas gubernamentales y kurdas, además de ejecutar a civiles vestidos de militares iraquíes para atemorizar a la población de Mosul.
No obstante, la ofensiva iniciada por las fuerzas gubernamentales iraquíes y kurdas con ayuda de la coalición internacional liderada por EE.UU. ha logrado “grandes progresos”, según el capitán Jeff Davis, portavoz del Pentágono. Los soldados han arrebatado al ISIS varias poblaciones aledañas a la ciudad, en las que ya están desplegados unos 2.000 policías iraquíes.
Unos 18.000 soldados iraquíes y 10.000 peshmergas kurdos tratan de arrebatar la ciudad a los cerca de 5.000 combatientes que el Estado Islámico tiene en Mosul, feudo de los yihadistas en Irak desde que fue conquistada por ese grupo en junio de 2014.

Miedo por los civiles

Al menos cuatro civiles fallecieron el martes y otros cuatro resultaron heridos en un bombardeo de la alianza militar antiyihadista a una planta de agua en la zona de Hamam al Alil, ubicada a 25 kilómetros al sur de Mosul.
Desde Bagdad, el primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, anunció que se han establecido corredores para la salida segura de los civiles de Mosul, donde se calcula que permanece un millón y medio de personas, y aseguró que él mismo dio instrucciones para que se eviten ataques que puedan alcanzar a los ciudadanos.

 Se teme particularmente por el riesgo al que están expuestos los niños.

Según Unicef, la ofensiva significará una exposición muy grande para más de medio millón de niños y de sus familias.

“Los niños de Mosul ya sufrieron enormemente en los últimos dos años. Muchos podrían ser obligados a huir, o quedar atrapados entre las líneas de combate, o capturados en el fuego cruzado”, destacó Peter Hawkins, representante de Unicef en Irak.

Facebook Comments





Translate »