‘Sorprende la manera histérica en que Almagro intenta a ultranza servir a oscuros intereses’

La cancillería cubana se refirió en esos términos, en un texto publicado este viernes, al debate celebrado el miércoles por la Organización de Estados Americanos (OEA), que se saldó con una declaración de apoyo al diálogo en Venezuela


Cuba criticó la actitud “histérica”, “torpe” y “nada ética” del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, hacia Venezuela, al tiempo que reafirmó su “pleno respaldo” a la gestión del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

En una nota oficial de la Cancillería cubana, publicada este viernes en la portada de los diarios Granma y Juventud Rebelde, se destaca la “dura y victoriosa batalla diplomática” que Venezuela libró en la Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, “contra el plan injerencista del imperialismo y las oligarquías”.

El texto aplaude la posición del Gobierno venezolano, que durante la reunión del pasado miércoles, “hizo valer el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados y el derecho de estos a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social”.

“Sorprende la manera histérica, torpe y nada ética, en que el secretario general de la OEA intenta a ultranza servir a oscuros intereses”, indica el comunicado del ministerio de Exteriores de la isla.

Cuba insiste en que Almagro trató de aplicar a Venezuela la Carta Democrática de la OEA, que “no fue invocada cuando el golpe militar del 2002 contra el presidente Hugo Chávez Frías”, ni durante 15 años de intentos golpistas en la región, “excepto en un único caso en el 2009 en el que Estados Unidos y algunas fuerzas de derecha hicieron fuerte resistencia”.

Según el país caribeño, para lograr sus propósitos Almagro hizo público “un calumnioso e injerencista informe”, realizado “sin mandato de los Estados Miembros”, “atribuyéndose prerrogativas que no tiene”, y ayudado por “la oposición golpista venezolana y de otros personajes reaccionarios de dudosa reputación”.

En la nota oficial, Cuba elogia la posición de los Estados miembros de la OEA en la Sesión Extraordinaria, “el tono de los debates, las fuertes denuncias del papel indecente del secretario general y las firmes posiciones de los países hermanos del ALBA-TCP”.

Además, reconoce “los serenos argumentos de los que han elegido el diálogo, el respeto entre naciones y la paz como normas de su diplomacia, y la mesurada pero clara resistencia caribeña al convite traicionero contra Venezuela”.

“El ministerio de Relaciones Exteriores considera que lo ocurrido ahora en Washington es una nueva evidencia de que Nuestra América cambió, aunque la OEA siga siendo un instrumento irreformable de dominación de Estados Unidos sobre los pueblos latinoamericanos y caribeños”, continua el comunicado.

La cancillería de la isla también hizo alusión a las palabras del presidente cubano Raúl Castro, cuando aseguró en diciembre de 2008 que no regresarían a la organización.

“A la Revolución bolivariana y chavista, solidaria y generosa, al Presidente Nicolás Maduro Moros, a la unión cívico-militar y a su bravo pueblo, les reiteramos una vez más el pleno respaldo del Pueblo y del Gobierno Revolucionario cubanos y nuestra inquebrantable fe en el triunfo de su justa causa”, concluye la nota.

El pasado miércoles los 34 países de la OEA aprobaron por consenso una declaración conciliadora sobre Venezuela negociada en una sesión de diez horas que concluyó con el gesto insólito de negar la palabra al jefe de gabinete del secretario general, Luis Almagro.

Almagro intentó aplicar la Carta Democrática a Venezuela, acción que podría llevar a su suspensión del ente, por considerar que hay una “alteración del orden constitucional que afecta gravemente el orden democrático”.

 

EFE/UN

Facebook Comments





Translate »