#3AñosEnRESISTENCIA @ElGatoDeAragua y @RBADUEL

Era tan inminente, y de tal magnitud, el peligro que representaban Raúl Emilio Baduel (@RBADUEL) con una cruz de madera en las manos y Alexander Tirado (@ElGatoDeAragua) con un megáfono en las suyas, aquella tarde del 21 de Marzo de 2014, que el Estado Tirano los mandó a detener con un Gobernador tan original que fue más allá, los encarceló, aplicando el guión ese que se inventaron, valga la redundancia, para inventarse enemigos, que en su momento eran ciudadanos con liderazgo ejerciendo derechos civiles y políticos, pero ahora, son adversarios en toda la extensión de la palabra, por eso, el régimen arbitrario que nos gobierna se empeña en tenerlos tras las reja.

#3AñosEnRESISTENCIA, una realidad amenazante para el gobierno de Maduro, consciente de la inutilidad de las torturas y malos tratos infligidos al Gato y a Raúl Emilio, sobre todo las que les aplicaron en la Cárcel de Uribana; un régimen hastiado de que el vilipendio y los vejámenes en los tribunales no funcionen con ellos, de que las actas policiales forjadas que germinaron el Fruto del Árbol Envenenado en este caso, hayan quedado al descubierto; circunstancias que tienen incómodo a Maduro y su camarilla, por una sencilla razón, la incidencia de estos LIDERES OPOSITORES en cualquier contienda de cara a sacarlos del poder, se prevé devastadora, eso los desvela, porque sería de ilusos restarle importancia al impacto que Raúl Emilio y el Gato de Aragua tendrán en el escenario político nacional e internacional para lograr el cambio político que Venezuela reclama, y eso es peor que una crucecita, bendita por cierto, y un megáfono convertidos en elementos de interés criminalístico.

Raúl Emilio y El Gato de Aragua, son la antítesis de una oposición blandengue, timorata y, para muchísimos venezolanos entre los que me incluyo, vendida, eso en lo político; en lo judicial, son el mejor purgante para elementos dúctiles del Sistema Judicial como Juan Luis Ibarra Verenzuela, Roberto Acosta Garrido, Iris Araujo Frances, Luis Verde y, porque no, Mary Carmen Amarista Herrera -supuesta liberadora de un hermano homicida-, así como tantos otros agazapados en el Circuito Judicial Penal del Estado Aragua. Digo purgante, porque es lo que mejor evoca la descomposición que estos dos chamos causan en ellos con su actitud indoblegable, ante torturas y malos tratos, ante el cinismo de esos juzgadores que, más por necesidad que por ambición, degradan su dignidad y honor para convertirse en seres miserables.

#3AñosEnRESISTENCIA Simboliza un crisol de voluntades tras y fuera de las rejas siniestras del régimen, que no ha podido, ni podrá, contener esa voluntad de cambio, no el cambio fraudulento que pretendieron vendernos con un falso diálogo, sino la erradicación de un fraude ideológico investido de panacea política, social y económica, desde una perspectiva absolutista que ya no da para más, y, en consecuencia, se traduce en un régimen arbitrario que se sabe desbordado por adversarios como el Gato de Aragua y Raúl Emilio Baduel, a quienes cada día ve engrandecerse más tras las rejas.

Cualquier información, comentario, desahogo o sugerencia por la dirección electrónica jolcesal@hotmail.com, el teléfono 0426.1529612 o por mi cuenta en Twitter @jolcesal

Facebook Comments





Noticias relacionadas

  • ¡QUE LA VIDA TE LO COBRE! Saab le marcó y destrozó los sueños a 120 pequeños
  • “Coko Sosa” vincula a hermano de querido presentador de TV en los mega guisos de Petropiar
  • ¡Congelaran sus bienes y prohíben entrada a su territorio! EU dará en pocos días nueva lista de chavistas sancionados
  • ¡Le siguen los pasos al régimen! Detenidos dos hondureños vinculados a narcoavioneta venezolana en su país
  • Alcaldes opositores de Caracas y Zulia se juramentaron ante la cubana asamblea nacional constituyente
  • ¡CAMBIOS! Las predicciones de Néstor Sánchez para Venezuela en próximo 2018
  • ¡CIRCO! MP emprendió acciones para recuperar el 100% del patrimonio “guisado” por el “Coco” Sosa
  • Periodista peruano denunciará al régimen de Maduro en la Corte Interamericana