Venezuela se está muriendo: el colapso en cámara lenta de un país

“Venezuela se está muriendo: el colapso en cámara lenta de un país”, titula Time su portada dedicada al país bajo las riendas del chavismo desde 1999: Hugo Chávez primero, y Nicolás Maduro, después. En su sitio online, la revista anuncia la nota con un“Réquiem para Venezuela”. Y muestra una elocuente foto en blanco y negro de un grupo de presos, todos jóvenes –unos chicos– hacinados en una comisaría del Chacao.

El reportaje escrito por Joan Grillo desde Caracas es devastador.“Una vez fue el país más rico de América latina. Ahora se desmorona”.

La tapa de la revista Time sobre Venezuela./ Captura de pantalla

                                  La tapa de la revista Time sobre Venezuela./ Captura de pantalla

Grillo destaca en su reportaje lo que los todos los medios vienen denunciando: las infinitas colas para conseguir alimento. “Son la evidencia más visible de una nación en caída libre”, dice.

Las colas se forman al anochecer, varios cuerpos se agrupan y zigzaguean a lo largo de millas en los barrios de clase media y en las barriadas pobres por igual, sigue.

Venezolanos hacen cola en un supermercado de Caracas. / Reuters

                                     Venezolanos hacen cola en un supermercado de Caracas. / Reuters

“En un país que se sienta sobre las reservas de petróleo más grandes del mundo, ciudadanos hambrientos esperan en su día asignado lo que sea que haya en stock: con suerte, harina de maíz para hacer arepas, y en un muy buen día, shampú”, dice el reportaje.

El artículo de Time recuerda que “Venezuela fue una vez el ejemplo de América Latina: el hogar de Simón Bolívar, quien liberó a buena parte del continente del yugo español. Ahora, después de años de mala administración política y meses de colapso económico, es el cuento con moraleja de la región“.

Las peleas se desatan con frecuencia en las colas por comida, en Caracas. / AP

                    Las peleas se desatan con frecuencia en las colas por comida, en Caracas. / AP

El bolívar se lleva ahora en mochilas en vez de en billeteras; un bolívar cuesta menos que un centavo. Mientras la producción se hunde, el crimen crece. Con frecuencia, se desatan peleas en las colas por comida. El número de asesinatos el año pasado osciló entre los 17 mil y los 28 mil casos. Hasta los animales se mueren: unas 50 especies del Zoo se han muerto de hambre en los últimos seis meses porque no hay comida suficiente, enumera.

“Es como si hubiese ocurrido un desastre natural, como un huracán que se lleva las cosas”, le dijo a Time, Henrique Capriles, líder opositor y gobernador de Miranda, quien advirtió que si las cosas no cambian “temo que habrá una explosión en Venezuela”.

 

 

Clarin/ Imagen de Ybarra Zavala

Facebook Comments





Translate »