DEFENSOR DEL MALANDRAJE OPRESOR. Cómplice sin perdón por el Gato Briceño

 

Los derechos humanos, herederos de los derechos naturales, son aquellos inherentes al ser humano sin distinción alguna por nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Concebidos como condiciones fundamentales para la realización de la persona. Así, todos, por el simple hecho de ser, tenemos derecho a que sean garantizadas de manera irrevocable e inalienable, nuestras condiciones esenciales de subsistencia.

De tal forma que los derechos humanos son intransmisibles e irrenunciables y de aplicación universal; contemplados generalmente en la ley y garantizados por ella, a través de los tratados, el derecho internacional consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del derecho internacional.

Desde la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948, la protección de los derechos humanos la historia de la humanidad da un salto sustancial en el reconocimiento de los derechos humanos. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, estableció por primera vez, que los derechos humanos deben protegerse en el mundo entero.

Desde entonces, en respeto a la universalidad, el derecho internacional establece obligaciones a los gobiernos, de hacer y de no hacer, a fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos o grupos. Bueno… desde entonces y hasta la llegada de la narco-revolución, en Venezuela había sido así. Una carrera ascendente en pro de mejores condiciones ciudadanas, pero de repente, hubo un giro en “U” que nos lleva en caída libre por el precipicio del abuso y la anulación misma del individuo.

Pensé que Tarek William Saab, actual Defensor del Pueblo de mi patria, con estudios de post-grado en Derecho Penal y en Derechos Humanos en la Universidad Central de Venezuela, sería una válvula de oxígeno frente a tanto atropello del gobierno. Sí, reconozco que me contenté cuando la Asamblea Nacional le escogió como Defensor del Pueblo pues toda la vida defendió los derechos humanos.

Conocí a Tarek William en 1999, durante el proceso constituyente. Lo conocí como defensor a ultranza y principal promotor de la inclusión expresa de principios universales y derechos humanos en la nueva Constitución. En el año 2000 compartimos en el seno de la recién nacida Asamblea Nacional (AN) a la que llegamos como diputados, él en representación PSUV y yo, por MIGATO. Nunca tuvimos desencuentros en materia de derechos humanos, se mostró como un hombre sensible- era el poeta de la revolución- lo que aunado a su formación profesional lo complementaba para ser idóneo en ese cargo. También en 2004 coincidimos en el cargo de gobernadores de estados vecinos (Anzoátegui y Monagas) y mantuvimos excelentes relaciones institucionales. Fuimos críticos a algunas acciones las cuales justamente violaban los Derechos Humanos de nuestros pueblos. Sin embargo, el nunca levantó su voz y aquel trovador idealista prefirió callar sus inconformidades y dejarse llevar antes que disentír. Sabía lo que le esperaba si lo hacía.

Su premio , al terminar su gestión en Anzoátegui y a pesar de que el intergaláctico comandante supremo lo humilló y le impuso a Aristóbulo como gobernador, criticando abiertamente su mala gestión en esa entidad , por “mantenerse“ quieto fue ese cargo en el cual ha defraudado al pueblo que no encuentra oídos , ni voz en esa Defensoría falsa y farsante que el gerencia.

Hoy me pregunto ¿cómo estará su conciencia?, ¿cómo puedes dormir sabiendo que centenares de jóvenes estén encerrados en las mazmorras del SEBIN (5 pisos bajo tierra sin recibir luz solar) y permites torturas como que les coloquen bombillos muy cerca de los ojos y la piel en la cárcel del SEBIN de Plaza Venezuela – donde por cierto se encuentra el Lorent Saleh, joven virtuoso y valiente con quien he compartido parte del exilio en momentos difíciles- . por el único delito de protestar contra el régimen?, ¿cómo puedes hacerte el ciego frente a las torturas que reciben los jóvenes que, al igual que tú lo hiciste, luchan por un país mejor?¿cómo puedes permitir que le sean violados los derechos humanos a ciudadanos como el General Baduel y su hijo?, ¿cómo puedes ser indiferente frente a los asesinatos planificados por el narcoregimen contra miles de personas a través de “operativos de seguridad” llamados Operación para la Liberación del Pueblo (OLP), ¿cómo puedes guardar silencio frente al reclamo mundial de liberación de presos políticos como Antonio Ledezma o Leopoldo López? ¿cómo sigue impertérrito frente al caso de Kamel Salame, electo Alcalde de San Felipe y que lleva 10 años preso sin ninguna otra prueba que la de ser opositor al régimen? No recuerdas tus días de tirapiedra en la universidad, tus tiempos en los que decir lo que pensabas era cuestión de honor.

En nuestros ya pasados años de amistad, siempre dijiste que Diosdado Cabello era el hampón más grande que había parido la tierra y, sin embargo hoy eres cómplice de su régimen. Por instrucción expresa del Jefe del Cártel de los Soles, te has prestado para mantener en el más abominable cautiverio a Leopoldo López. Recientemente, el 16 de febrero de 2017, la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, confirmó la sentencia condenatoria de Leopoldo López, haciendo caso omiso de las graves denuncias sobre no motivación, omisión de pruebas y, por tanto violación al derecho a la defensa y el debido proceso, que dejan más que claro que se trata de un preso político al que se tiene encerrado por miedo a que derrote al gobierno de turno.

Mientras el mundo entero clama por la liberación de Leopoldo López, vemos a delincuentes de alta peligrosidad como “El Wilmito” que cumple su condena en las playas de Margarita. Sin embargo, el Defensor del Pueblo no ha hecho ni el amago de hacer más humanas las condiciones de reclusión de los presos políticos. ¿Cómo es posible que permitas que mantengan a Leopoldo López incomunicado por varios días, que le amenacen, le vejen y no conforme con eso, permites que echen heces fecales en su celda?.

Tarek, por un tiempo aprecié ser tu amigo, pero caíste en la podredumbre de tus antecesores, te convertiste en otro Defensor del Puesto. Eres parte de este estado delincuente y pasarás a la historia negra de Venezuela por ser el más hipócrita de tus antecesores, te convertiste en enemigo de los derechos humanos, y un defensor del régimen más tiránico y represor de toda la historia nuestra Tierra.

Siempre afecta perder la credibilidad en alguien, sin embargo observo que por tu parte no hay un ápice de consideración con los venezolanos que necesitan de tu apoyo, la narcorevolución te atrapó y te convirtió en una marioneta con movimientos y acciones programadas e instrucciones precisas de como validar y defender lo indefendible

Yo intento desde esta trinchera, CON MI PLUMA Y MI PALABRA, defender lo que es realmente justo. Que se respeten siempre y sin excepción los Derechos Humanos de cada persona en el mundo.

 

José Gregorio Briceño Torrealba

El Gato Briceño

Twitter @josegbricenot

Fuente: http://gatobriceno.blogspot.com/2017/03/defensor-del-malandraje-opresor.html

Facebook Comments





Translate »