¡Disparan a matar! Sustituyen perdigones por metras y rolines, armas letales

Una orden presidencial prohibió el uso de municiones de perdigones, aseveró el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, el 17 de mayo de este año. Sin embargo, no han cesado las denuncias por el uso de estos proyectiles en el control de las manifestaciones que se desarrollan en el país desde el 1 de abril en contra de las políticas del Gobierno de Nicolás Maduro.

Pese a esta prohibición, los perdigones son parte de los equipos permitidos por la normativa venezolana para el control del orden público, al igual que las bombas lacrimógenas. Su uso se considera no letal, si se emplea tal como se indica en las academias. Pero este año otro tipo de proyectiles son usados para reprimir las marchas opositoras: metras, rolines o bolondronas.

Foro Penal, organización no gubernamental (ONG) que sigue día a día las violaciones de derechos humanos en el país, constató la incorporación de metras (canicas) en los cartuchos de perdigones utilizados por los funcionarios de seguridad. “Estas metras son letales. La Fiscalía debe abrir una investigación, pues la responsabilidad es tanto del que dispara como del que comanda la operación”, afirmó Alfredo Romero, director de la ONG. Precisó que la actuación de los agentes puede calificar como delitos de lesa humanidad.

Son ocho personas las que hasta la fecha han sido asesinadas durante las protestas por este tipo de proyectiles: Christian Humberto Ochoa Soriano, Armando Cañizales, Hecder Lugo Pérez, Miguel Fernando Castillo Bracho, Yeison Mora Cordero, Diego Fernando Arellano Figueredo, Adrián José Duque Bravo y César Pereira.

“El efecto que puede causar una metra al ser disparada es impredecible. Depende de la distancia y el lugar del cuerpo en el que impacte. Si alcanza una superficie blanda es tan letal como una bala”, aclaró un criminalista y profesor de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (Unes) que pidió el anonimato.

El profesor indicó que este tipo de proyectil debe ser impulsado por un cartucho de escopeta, el cual funciona de la misma forma que los perdigones. Al halar el gatillo, el fulminante es impactado por la aguja percutora, la pólvora hace combustión e impulsa el tapón que la separa de los balines (metra, rolinera, plástico o plomo), que salen propulsados del cañón.

A diferencia de una bala, la metra no gira dentro del cañón por lo que pierde resistencia de impacto; es decir, sale a mayor velocidad. La energía con que se impulsa calienta el proyectil y es capaz de perforar la piel si se dispara a menos de 30 metros. A más distancia, el proyectil puede quedar alojado en el cuerpo, sin daños letales, o perder fuerza y no llegar a impactar a un ser humano.

Encontrar un culpable de estas muertes y lesiones es cuesta arriba. De acuerdo con el criminalista, las esferas de vidrio o metálicas no dan pistas del arma y la mano que la detonó. Pero el cartucho que la contenía sí.

“Este cartucho queda a uno o dos metros del arma de fuego. Con éste elemento se pueden realizar experticias que evalúen la marca del percutor que queda en el fulminante. Si es redonda, esto puede indicar que fue disparada desde una escopeta. Si es un punto, puede indicar que fue percutido por un clavo, lo que lleva a presumir que el arma era de fabricación artesanal (chopo)”, explicó.

De llegar a ubicar el artefacto que detonó la esfera, a éste se le debe realizar una evaluación de colección de partículas de vidrio (metra) o limadura (esfera metálica, rolín). Con un análisis bajo el microscopio electrónico y una prueba de disparo se puede establecer una respuesta comparativa.

Otra pista que deja esta munición es el tapón. Si éste elemento queda en el cuerpo, es una señal de que el victimario se encontraba cerca de la víctima.

Tanto el profesor de la Unes como los otros tres especialistas consultados por Efecto Cocuyo coinciden en que una persona que detone un cartucho con metras, rolines o bolondronas quiere causar daño a su objetivo. No es un elemento de disuasión.

El 31 de mayo Salud Chacao atendió la herida de un joven, al que una metra le perforó el estómago, y a otras 16 personas lesionadas por perdigones. Esto da cuenta de que pese a la supuesta prohibición presidencial del uso de este tipo de armas en control de manifestaciones, los funcionarios las siguen utilizando.

Ese mismo día, Salud Baruta, ubicado en Las Mercedes, atendió 21 casos de jóvenes heridos por armas de fuego, categoría que incluye los perdigones, balas y metras. “El 30 de mayo atendimos a dos chamos heridos con metras en estómago y tobillos. El lunes 29, pudimos ver cómo las piedras decorativas que se usan en jardinería las usaron como proyectiles”, narró Enrique Montbrun, director de la institución.

El especialista indicó que las zonas sensibles para los proyectiles no convencionales son el cráneo, tórax y cara.

“Quien dispara estas municiones lo hace en ráfaga, para herir al que sea. A diferencia de las balas, que sí son precisas, los perdigones y metras se dispersan a los 20 metros de ser disparados”, explicó Montbrun.

Entre sus recomendaciones a los jóvenes que marchan se encuentra alejarse de los funcionarios si detectan que disparan municiones letales como las canicas, bolondronas, rolines, tuercas y piedras decorativas.

Un médico con especialidad en operaciones tácticas y Cristian Fuentes, especialista en atención de emergencias y seguridad física, ofrecieron también los siguientes tips de prevención, que si bien no evitarán que una metra perfore el cuerpo humano -si se dispara a menos de 30 metros de distancia- puede ofrecer resistencia si la distancia es mayor:

Asistir a las marchas con jean o pantalones de telas gruesas. Deben ser holgados, para que el aire entre la piel y la tela funcione también como una barrera más. Nunca shorts o licras.
Asistir a las marchas con camisas largas, preferiblemente suéter o chaquetas. “Es preferible pasar calor, a ser lesionado por una metra”, indicó Fuentes.
Usar botas en las manifestaciones. Los zapatos de goma no cubren el tobillo, por lo que se es más propenso a sufrir una torcedura del pie.
Usar casco o gorras.
Las personas que están más expuestas en las marchas deben considerar protegerse con un escudo elaborado con capas de cartón y gomas como, por ejemplo, las alfombras de los carros.

 

Efecto cocuyo.

 

Facebook Comments





Noticias relacionadas

  • Capriles: “gobernador de la oposición que vaya a la ANC y se subordine está traicionando el pueblo”
  • Rojos acuden a sesiones espiritistas, oráculos y caracoles para acallar escándalos de Odebrecht
  • Machado: El domingo se demostró que régimen es una minoría fraudulenta que quiere imponerse con violencia
  • ¡Que ternura! Chimpamcé moribunda reconoce a su cuidador y resucita de la alegría (Video)
  • Vente Venezuela insta a la Asamblea Nacional a designar inmediatamente un nuevo CNE
  • Llega a tribunal estadounidense otro petro guiso por más de $1300 millones dólares de PDVSA
  • ¿Porque se utiliza el lazo rosa para conmemorar el Día Internacional de lucha contra el Cáncer de Mama?
  • Maduro da golpe de estado a Gobernadores electos y les juramenta suplentes