La Constituyente es un fraude, CNE duplicó la cifra de participación

Sólo 3,7 millones de personas habían votado a las 5:30 p.m. en las controvertidas elecciones a la Asamblea Constituyente de Venezuela el pasado domingo, de acuerdo con datos internos del Consejo Electoral revisados por la agencia Reuters, lo que arroja serias dudas sobre los 8,1 millones de personas que las autoridades dijeron que votaron ese día.

La elección auspiciada por el presidente Maduro ha sido criticada desde distintos sectores al considerarse ilegítima y diseñada para dar al impopular gobierno poderes para reescribir la Constitución y diluir el actual Congreso con mayoría de la oposición. La baja participación hubiera sido una de las principales acusaciones contra el régimen, especialmente después de que la oposición celebrara el mes pasado unas elecciones no oficiales en las que más de 7,5 millones votaron en contra de la Asamblea Constituyente.

Documentos internos del Consejo Electoral muestran que 3.720.465 personas votaron hasta las 5:30 p.m. en la cita de este pasado domingo, sólo media hora antes del fin de la jornada. Un dato que queda muy lejos de los más de ocho millones de venezolanos que, según el régimen chavista, acudieron a las urnas. «Aunque es posible que hubiera un empujón de participación al final del día, duplicar el voto en la última hora y media sería algo sin precedentes», señala Jennifer McCoy, una experta que trabaja para el Carter Center revisando los procesos electorales en Venezuela.

El Consejo Electoral amplió el horario de votación una hora, hasta las 7 p.m, aunque algunos centros permanecieron más tiempo abiertos. Las autoridades venezolanas han declinado, por el momento, comentar los datos de participación.
Múltiples irregularidades

Venezuela está atravesando una gran crisis, con millones de personas sufriendo escasez de alimentos, una inflación disparada y meses de protestas, lo que haría aún más improbable una participación tan alta. Las autoridades habían presionado fuertemente a los trabajadores estatales para que votaran, incluso amenazándolos con el despido si no lo hacían. Varios empleados recibieron llamadas telefónicas de jefes o colegas para forzarlos a que fueran a votar.

Expertos electorales han cuestionado el proceso de votación del pasado domingo, plagado de irregularidades. «Por primera vez desde que asumí este compromiso con el país, no puedo garantizar la consistencia o veracidad de los resultados ofrecidos», dijo en un comunicado Luis Rondon, uno de los cinco directores del Consejo Electoral. La fiscal general del país Luisa Ortega, también puso en duda las cifras ofrecidas por las autoridades. «Estoy absolutamente seguro de que esos números no son correctos», dijo el lunes. «Lo que anunciaron fue una burla para el pueblo»

Los líderes de la oposición, que boicotearon la votación, dicen que hubo fraude absoluto. La oposición lleva quejándose desde hace tiempo que el Consejo Electoral maniobra a favor del Partido Socialista y destina recursos estatales en su beneficio.

Facebook Comments





Translate »