¡LO QUÉ FALTABA…CANIVALISMO! Asesinaron y consumieron carne de adolescente en Valencia

Un caso de presunto canibalismo sin precedentes habría ocurrido el pasado miércoles en el sector El Muerto de  la parroquia Negro Primero, zona rural del municipio Valencia, donde se vieron involucrados cuatro adolescentes y un adulto.

De acuerdo a lo narrado por los familiares de la víctima, un joven de 17 años de nombre Yerson Eladio Aponte Sequera, todo ocurrió por una disputa por 500 bolívares.

Los parientes de Aponte Sequera contaron que los restos de el muchacho fueron encontrados el pasado viernes,  enterrados en una zona montañosa de la mencionada parroquia, luego de haber desaparecido desde el pasado miércoles.

Los presuntos involucrados en el homicidio son dos primas de  la víctima de 15 y 16 años, un vecino de 17 y el padre de este último, un hombre de unos 40 años. Estos habrían confesado a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, todo lo ocurrido.

Según señalaron los familiares de Aponte Sequera, en casa del joven se inició una discusión por los 500 bolívares. Mientras él  daba sus argumentos  por lo del dinero a dos que tenía de frente, el adulto le dio con un tubo por la parte de atrás de la cabeza que lo hizo caer al suelo inconsciente.

Los tres adolescentes y el adulto se lo llevaron a su casa y allí lo remataron. Cortaron su cuerpo en pedazos y luego lo quemaron. Supuestamente las partes con mayor cantidad de carne, es decir las mejillas, los brazos, los glúteos  y los muslos , fueron cortadas a ras de los huesos, las asaron y se las comieron.

Mediodía duraron los asesinos quemando los huesos, para tratar que se volvieran cenizas, pero como no ocurrió, los enterraron en una zona cercana a una quebrada.

LA SOSPECHA

En vista de que el muchacho no regresaba a la casa, los familiares comenzaron a buscarlo por todo el sector. Como se trata de un caserío, porque es una zona rural, tuvieron que caminar largos trechos para preguntar por él.

Las primas que supuestamente participaron en el hecho, así como el vecino y su hijo adolescente, se unieron a la búsqueda. A los tíos de Aponte Sequera les llamaba la atención de que estas cuatro personas individualmente, siempre intentaban justificar la ausencia del muchacho, sugiriendo que se había mudado a otro caserío por las malas condiciones del sitio, o que se había ido con unos amigos tal vez para Puerto Cabello y no regresaría.

A uno de los tíos se le ocurrió comentarles que lo iban a buscar en su casa (del adolescente y el papá), por lo que se pusieron nerviosos. Siguieron buscando, llamaron al CICPC y le comentaron a los funcionaros que tenían sospechas de los tres adolescentes y del adulto.

Luego de un arduo interrogatorio presuntamente confesaron lo que habían hecho. Fueron con los policías al sitio donde habían enterrado los huesos, y éstos los obligaron a sacarlos.

Familiares de Aponte Sequera comentaron que todavía no salen del estupor por lo que hicieron esos adolescentes, pues ninguno tiene cara de mala gente, ni tampoco el adulto. Según señalaron, estos habrían dicho que se comieron la carne de su víctima, para que no lo hicieran los zamuros.

“Cómo iban a matar a ese muchacho por quinientos bolívares, cinco billetes de a cien”, comentó uno de los hombres en la morgue.

Autoridades policiales descartan el canibalismo pues aseguran que sólo encontraron enterrado un cuerpo en avanzado estado de descomposición.

Por este caso hay dos detenidos, el joven adolescente y su padre. Las adolescentes primas del fallecido fueron citadas como testigos, ya que aseguraron que vieron lo que pasó, pero no participaron en el hecho.

En fuentes policiales se conoció que la discusión entre el grupo surgió por el reparto de un botín.

El caso es del conocimiento de las fiscalías 22 de menores y la 27 del Ministerio Público.

 

 

El Carabobeño.

Facebook Comments