Modelos de Naciones Unidas, renacer en la esperanza de Venezuela

La búsqueda de la excelencia académica, debe ser el modelo a seguir en cualquier institución en la que se imparta educación sin importar el nivel de educación, primaria, media y superior de que se trate. Ahora bien, en virtud de la crisis por la que atravesamos en el país, a veces solemos olvidarnos de esta premisa, dada la depresión que nos invade a los venezolanos y a la idea que estamos en un país exento de oportunidades para nuestra juventud. Pero como dice el dicho, después de la noche más oscura, siempre sale el sol, esta semana nos sorprendió una maravillosa noticia: Harvard premió a la UCAB, USB y la UCV por el modelo de Naciones Unidas.

La Harvard National Model United Nations (Hnmun), es considerado como el modelo estudiantil de Naciones Unidas más antiguo y prestigioso del mundo. En el evento participan representantes de las más importantes y renombradas casas de estudio, como la Universidad de Chicago, la Universidad de Yale, la Universidad de Pensilvania, la Universidad McGill de Canadá y la Universidad de Nueva York, entre otras.

El Modelo de Naciones Unidas, no es más que un simulacro o representación del Sistema de Naciones Unidas en el que participan alumnos escuelas secundarias o universidades. Los alumnos representan a los delegados de diferentes países e intervienen en debates y negociaciones en los que tratan temas que corresponden a los programas de trabajo de los diferentes órganos y comisiones de las Naciones Unidas. El Modelo, es un evento educativo y cultural en el que los jóvenes que participan, además de capacitarse sobre temas de política internacional y sobre el funcionamiento de Naciones Unidas, adquieren una visión global del mundo en donde desarrollan sus vidas.

Fue así como luego de 9 meses de preparación, 25 estudiantes venezolanos de diferentes carreras lograron llegar a Massachuttes, para competir por el premio contra otras universidades. Las delegaciones venezolanas de la UCAB, USB, UCV y UNIMET representaron al país en la edición número 63 del Modelo de Naciones Unidas de la Universidad de Harvard (HNMUN 2017), consagrando grandes triunfos ante las representaciones de más de 3 mil delegados extranjeros.

Los tres premios más importantes de este modelo fueron otorgados a las delegaciones venezolanas de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y la Universidad Simón Bolívar (USB), siendo los reconocimientos : Mejor Delegación Internacional (excluye universidades de EE.UU), asignado al grupo de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB); Delegación Sobresaliente (segunda mejor Delegación de toda la Conferencia), a los estudiantes de la Universidad Simón Bolívar (USB); y Mejor Delegación Sobresaliente de toda la Conferencia, donde nuevamente resaltó el desempeño de los jóvenes de la UCAB.

Por su parte, la delegación de la Universidad Central de Venezuela (UCV) logró cuatro premios individuales por el desempeño de sus participantes en los debates: un Best Delegate (Mejor delegado), dos Outstanding Delegate(Segundo mejor delegado) y un Honorable Mention(Mención Honorable).

Así fue como Venezuela brilló nuevamente frente a otros países, llenándonos a todos de orgullo patrio, gracias al destacado desempeño demostrado por estos estudiantes universitarios durante el desarrollo del evento Modelo de Naciones Unidas de Harvard (Hnmun), muchachos que producto de su esfuerzo y trabajo, dejaron en claro de lo que estamos hechos los venezolanos, poniendo nuevamente en alto el nombre de nuestro país, últimamente tan desprestigiado internacionalmente.

Este acontecimiento nos lanza sin duda, un cable a tierra y nos llama a la reflexión de inmediato, porque al parecer no todo esta tan mal, ya que a pesar de la crisis, de todo tipo, sobre todo de liderazgo que experimenta Venezuela, aparentemente surge una luz al final del túnel porque al parecer, tenemos algo que nos distingue y que nos llama profundamente la atención: nuestros líderes están en construcción.

Hemos descubierto aquí que existe un tipo de jóvenes hechos de una madera especial, cuyo futuro, a pesar de la inseguridad, la crisis económica y la incertidumbre política, continúan luchando en Venezuela. Jóvenes que se esfuerzan por y en un país, en el que muchos de ellos deben sobrevivir, jóvenes que estudian y trabajan en un contexto que jamás imaginaron vivir, uno que coarta sus libertades y posibilidades e incluso, en algunos casos, pone en peligro sus vidas, pero aquí están y aquí siguen.

Pues, se nos llena el corazón de esperanza tan solo de pensar que estos muchachos, a punto de comenzar una vida profesional, se conviertan en líderes de este país. Siendo ya hoy en día, a mi parecer, lideres en potencia, líderes emergentes, que están formándose para lo que aspiramos los venezolanos, líderes en valores, de esos que queremos para nuestro país, con capacidad de diálogo y tolerancia, porque son capaces de reunirse en un solo salón para trabajar soluciones a los más complejos desafíos de la convivencia en un espacio donde extraños se reúnen, pero se respetan por lo que son. Lideres con capacidad de convocatoria, de dar respuesta satisfactoria a una sociedad sumida en la desconfianza, en la división, una sociedad urgida por la necesidad de rescatar los valores de la solidaridad, la sensibilidad y la integración social, el respeto, la confianza y la calidad de vida, en fin, líderes armados de inteligencia capaces de sacarnos de esta pesadilla.

El mensaje ha sido claro, podemos alcanzar nuestros sueños si así nos lo proponemos, no importa cuán difícil sea la situación, siempre hay una luz al final del túnel. Los cambios surgen dentro de ti, a lo interno, las transformaciones se logran producto del esfuerzo y el trabajo personal, de la dedicación y el empeño. No todo está perdido en nuestra patria, a pesar de las adversidades, este país es grande señores, la invitación es a seguir luchando, a no detenerse o desmayar, a avanzar con fe en el futuro y en nosotros mismos, para así labrarnos el camino hacia la prosperidad y la libertad que todos anhelamos.
@mauxi1.

Facebook Comments





Translate »