¡No los callaran! Por denunciar dramático estado del Hospital Ruiz y Páez “prohíben entrada a médicos”

Los médicos internistas y residentes, hemos estado protestando desde hace dos meses por la grave situación que vive el Hospital Ruiz y Páez del Estado Bolívar.

En todas sus áreas, así inicio el Dr Cabello adjunto del Depto. de Oncologìa del nosocomio, hemos denunciado la situación de insalubridad de los quirófanos, la escasez de drogas neoplásicas , la falta de radioterapia ya que el equipo funciona parcialmente, los tomógrafos se encuentran dañados desde hace más de dos meses, y no hay posibilidad que los pacientes nuevos entren a los servicios de radioterapia, hay aproximadamente 120 pacientes que están en la cola de espera de ser atendidos, así mismo hemos denunciado la mortalidad post materna, la mortalidad infantil, la mortalidad que se ha dado por paludismo, además de la precaria situación en la que se encuentran todos los servicios.

Actualmente no hay ningún tipo de antibióticos para atender a los en las áreas críticas, estos se ven obligados a comprar todo, jeringas, yelcos, todo,  esto va contra lo que establece la constitución, que la salud debe ser gratuita, asi pues vemos como por levantar nuestra voz, un colega el Dr. Giuseppe Coiro y mi persona Dr. Alberto Cabello, se nos prohíbe la entrada al hospital.

Al preguntarle sobre los servicios a los que pertenecen, el Dr. Cabello informo que el Dr. Giuseppe Coiro, está en el servicio de Cirugía 1 y yo estoy adjunto a la unidad de Oncología, que funciona al lado del hospital del Torax, pero cuyos pacientes se hospitalizan aquí, dentro de las instalaciones del Ruiz y Paez en el servicio de medicina interna, así que hoy cuando venía a ver a los pacientes hospitalizados, el portero que había sido cambiado, ya que no son los porteros que día a día laboran aquí, me comunica que tengo prohibido el paso por orden de la directiva del instituto de salud pública, específicamente por orden de su presidenta, la Dra. Ana Gineth Morales, y al solicitarle al portero del oficio donde se comunicaba esa decisión, el manifestó que fue de manera verbal, y que me dirigiera a la dirección de recursos humanos del ISPEB.

Esto lo consideramos una maniobra arbitrara por parte del instituto, y de parte del jefe de vigilancia, que este cumpliéndose tipo de ordenes cuando ahora vamos a tener pacientes sin insumos, sin medicamentos, y ahora sin los médicos tratantes y puedan continuar de la mano del médico tratante sobre todo en enfermedades tan duras como el cáncer.

Ellos tratan de acallar a quienes han llevado la voz cantante en estas denuncias, pero no somos solo nosotros, somos todos los médicos, los que protestamos y hacemos estas denuncias.

Pudimos conocer que los porteros que laboran en el hospital se negaron a ejecutar la prohibición de entrada de los dos médicos, por lose vieron obligados a sustituirlos por personal del ISP, que no laboran en el hospital.

En cuanto a las carencias del hospital, informo que en lo que va de julio, han muerto 20 recién nacidos, y esa es una de las cosas que más le molesta al gobierno, cuando uno expone esas cifras, para este momento tenemos 17 mujeres embarazadas con paludismo hospitalizadas en la sala de obstetricia y están sin tratamiento, otra de las cosas que hemos denunciado, porque el tratamiento antimalarico viene directamente de Marariologia, del ISPEB, y de allí debe ir al hospital y a las manos del paciente, por eso no podemos entender como el paciente no tiene el medicamento, y debe adquirirlo bachaqueado entre 200 y 300 mil bolívares. Nosotros nos preguntamos si el tratamiento solo antimalarico lo maneja el ISPEB, como es posible que no lo haya en el hospital, pero si se consiga por fuera.

Para terminar hizo un llamado a la colectividad y a todos los pacientes, que los médicos siempre vamos a estar del lado de la comunidad, nuestra lucha ha sido en esta oportunidad muy diferente, no ha sido por mejoras salariales, ha sido por mejoras en la atención al paciente, al más necesitado, que no cuenta con recursos para asistir a una clínica, quienes aquí laboramos lo hacemos por convicción, con el deseo de ayudar a nuestros pacientes, así que esta lucha es de todos, de pacientes, camilleros, enfermeras, médicos, y de todos los colegas que hemos asumido esta lucha y que vamos a seguir denunciando sin miedo, sin temor, sin temer a represalias, vamos a seguir puesto que no podemos ser cómplices la cantidad de personas que están muriendo dentro de la institución, justamente por la irresponsabilidad del gobierno en la falta de insumos, medicamentos, por haber abandonado todos los planes de previsión y promoción de la  salud de ser necesario.

Conocimos el drama de una Madre cuyo hijo padece de una Celulitis (una infección) y debe comprar 30 ampollas de Meroperin un antibiótico, cada una cuesta 120.000 Bsf. La Sra lloraba porque de donde iba a sacar ella 3.600.000 Bsf para las medicinas, y si no lo hacía, su hijo se le iba a morir… y cuando estas cosas suceden, son los médicos los que le dan al cara al paciente y decirle, sra se va a morir su hijo familiar si no conseguimos el medicamento. También afirmaron que hay discrecionalidad en la entrega de los pocos medicamentos que maneja el hospital, ya que estos están en poder del Director del Hospital, Dr. Jesus Ucero, quien los entrega a su propio criterio o conveniencia y no al de los médicos tratantes de los pacientes.

Afirmó también que la entrega no es equitativa como dice la constitución, que todos tenemos derechos, y aquí solo tiene derechos el paciente que tiene los medios para comprar las jeringas, los antibióticos, que tiene para comprar los insumos, pero el pobre que no tiene los 200 0 300 mil bolívares para comprar los medicamentos, se tiene que morir acá, la dirección no va ayudar, sino al que proteste y eso es para que se calme, ya mañana es igual, esto es una situación criminal, nuestro hospital en vez de prestar salud, se está convertido en un hospicio, un sitio donde se le deposita a la gente viene a morir.

 

Por José Rafael Orta B.

 

InfoVzlaNet.

Facebook Comments





Translate »