Raspar el bono de alimentación la ultima frontera de la miseria en Venezuela

El gobierno aumentó a partir del 1° de agosto el bono de alimentación de 18.585 a 42.480 bolívares mensuales, lo que supera en 19.903,28 bolívares el salario mínimo de 22.576,72 bolívares al mes, vigente desde el 1° de septiembre.

Ante la crisis económica y de desabastecimiento que sufre Venezuela, muchos locales comerciales han empezado a ofrecer servicios alternos y es que la inflación que consume rápidamente el salario de los trabajadores, los ha llevado a optar por “raspar” la cesta ticket.

En un local de venta de ropa, ubicado en la parroquia Candelaria de Caracas, es un secreto a voces que allí cambian el ticket alimentación por dinero en efectivo, por lo que cobran 14% de comisión, reporta El Nacional.

Un joven trabajador, cuya identidad pidió proteger, comentó que “con ese 14% sé que me están quitando una parte importante del ingreso que gano por mi trabajo, pero necesito dinero para completar los gastos de la casa como el colegio de mi hijo y pagar la tarjeta de crédito”.

La cola en el centro de canje transcurre en silencio y una vez realizada la transacción y contar los billetes se van apresuradamente. Una ama de casa que se encontraba allí para canjear el talonario de cesta tickets que le pagaron a su esposo explicó que “da miedo porque los dueños de la tienda manejan mucha plata y aquí viene cualquier tipo de persona”.

Otra usuaria en la cola, secretaria en un organismo del gobierno, sostuvo que “aquí es más barato. Hay otros sitios donde la comisión es de 20%”. Explicó que necesita el efectivo para pagar el condominio y otras deudas porque el dinero de un salario mínimo, que es lo que gana, no cubre los otros gastos del hogar. “Estiro lo más que puedo el ticket para comprar comida y también contar con un poco de efectivo”, agregó.

En este centro de canje de la Candelaria tienen un límite de dinero que se da por operación de 10.000 bolívares, lo que para el portador del bono de alimentación representa 1.400 bolívares por concepto de comisión.

“Cobrar efectivo por raspar la tarjeta no es nuevo. Yo lo hago con la tarjeta de débito y el ticket desde hace dos años, pero ahora se ha generalizado y viene mucho más gente”, refirió un funcionario que pidió no revelar su identidad. En comercios de Catia y Petare la comisión está entre 10% y 12%, pero “hay más inseguridad”, puntualizó.

En una agencia de lotería, situada en el centro de Caracas, ofrecen avance en efectivo. La encargada explicó que pasan las tarjetas de débito y de crédito por lo que cobran comisiones de 15% y 20%. Pero además, “próximamente tendremos un punto para los tickets de alimentación porque cada vez más personas solicitan cambiar efectivo, sobre todo desde el último aumento del gobierno”, manifestó.

Una arepera del este de Caracas también ha optado por brindar este servicio y por el mismo cobra una comisión de 15%. Además de dar el efectivo en físico, el comercio también realiza la transferencia del dinero raspado a la cuenta bancaria del cliente.

Un trabajador de la zona industrial de Guacara relató que “desde hace tres o cuatro años, en Valencia (Carabobo) los comercios de los árabes y los chinos dan dinero por raspar la tarjeta. Antes del último incremento del ticket cobraban 8% de comisión, ahora lo subieron a 15%”.

El gobierno aumentó a partir del 1° de agosto el bono de alimentación de 18.585 a 42.480 bolívares mensuales, lo que supera en 19.903,28 bolívares el salario mínimo de 22.576,72 bolívares al mes, vigente desde el 1° de septiembre.

elvenezolanonews

Facebook Comments


« (Noticia anterior)



Translate »