¡Solo en socialismo! Familiares de ocupantes del helicóptero desaparecido en Amazonas siguen su búsqueda sin apoyo del Estado

Desde que se inició el rastreo, los participantes han establecido contacto por teléfono con los familiares directos de los desaparecidos cuando finalizan los operativos y regresan a Puerto Ayacucho.

Han transcurrido dos meses de haberse reportado la desaparición del helicóptero del Ejército venezolano en el estado Amazonas con 13 ocupantes. Hasta ahora no ha habido un pronunciamiento oficial sobre los patrones de búsqueda y su estatus. Las autoridades militares han construido un cerco informativo impenetrable para los familiares, lo que ha dado pie a rumores sobre lo ocurrido con la aeronave que partió el 30 de diciembre desde Puerto Ayacucho hasta el aeropuerto La Esmeralda.

Sin embargo, una luz al final del túnel se asomó ante la posibilidad de localizar con vida a los civiles y militares que viajaban en el helicóptero MI17V. Se trata de la Operación Esperanza. De acuerdo con Jesús Marcano, padre del primer teniente Guillermo Marcano Nieves –uno de los funcionarios castrenses que iba en la aeronave–, hace 21 días un grupo de civiles, integrado por dos indígenas de la etnia piaroa y dos allegados de los pasajeros que son oriundos de Puerto Ayacucho, decidieron emprender por cuenta propia la búsqueda. Ellos conocen la zona y manejan el dialecto para conversar e indagar con los jefes de las comunidades que rigen esos poblados sobre el destino de los pasajeros. “Hasta ahora han hecho tres viajes por vía terrestre y fluvial. Los recorridos han contemplado las poblaciones de Caño Yagua y Santa Bárbara. La embarcación que han usado durante el rastreo, pertenece a un familiar de uno de los civiles que viajaba en el helicóptero”, detalló Marcano.

Desde que se inició el rastreo, los participantes han establecido contacto por teléfono con los familiares directos de los desaparecidos cuando finalizan los operativos y regresan a Puerto Ayacucho. “Aunque las conversaciones han sido escuetas, nos han dicho que las labores van bien encaminadas y que en los próximos días podrían dar con el paradero de los 13 ocupantes. Dicen que agrupaciones indígenas de la zona con las que se han entrevistado aseguran que vieron a los pasajeros transitar por la región selvática, que es intrincada y que está bajo custodia militar”, explicó Marcano al manifestar que se manejan varias hipótesis sobre el caso. Una de ellas es que pudieran estar retenidos por la guerrilla y la segunda es que están en poder de los miembros de una organización delictiva que controla el sector minero de la región.

Intentos fallidos

Aunque no se ha sumado a la Operación Esperanza, Israel Martínez, es uno de los civiles que por iniciativa propia decidió adentrarse en la selva amazónica para localizar a su madre, Epifania Cayubare; su padre, Humberto Martínez; su hermana Raiza Martínez y su sobrina Wilmar Yavinape, de 4 años de edad. Ellos viajaban en esa aeronave y vivían en la población de La Esmeralda. Los funcionarios castrenses les prestaron apoyo para trasladarlos ese día desde Puerto Ayacucho hasta esa comunidad. Relató que dos horas después de haber despegado la aeronave, él intentó contactar a su madre por teléfono para verificar si había llegado a casa.

“La llamada no caía y pensé que había problemas de cobertura en la zona. Al día siguiente, el 31 de diciembre, volví a llamar y tampoco pude comunicarme con ella. Ese día hablé con el comandante de apoyo aéreo del Batallón Rafael Urdaneta y me confirmó, a las 11:00 pm, que el helicóptero estaba desaparecido y se sospechaba que se había siniestrado por el mal tiempo. Seis días después, por voluntad propia y con el apoyo de unos indígenas yekuanas y piaroas, inicié la búsqueda por más de 30 comunidades a pie y por vía fluvial”.

Las travesías no han sido fáciles, ha tenido que enfrentar bajas temperaturas y rendir los alimentos perecederos que ha llevado a cuestas en un morral para mitigar el hambre. Hice un recorrido de seis días a pie desde Yajanama hasta una población brasileña. No tenía equipo sofisticado para acampar, colocábamos lonas y prendíamos una fogata en la noche para descansar y paliar el frío. En el trayecto hablábamos con las comunidades indígenas asentadas y la respuesta era la misma: vieron pasar la aeronave, pero no saben dónde podría estar. Continué mi ruta por La Acaña, Cerro Paují y La Ventana, sin resultados”.

En los 60 días que han transcurrido su dolor que ha arrastrado por las búsquedas infructuosas se ha transformado y resumido en un solo sentimiento: impotencia. “No sé a qué otros lugares extender la búsqueda. Voy a esperar a que lleguen de su tercer viaje los miembros de la Operación Esmeralda para sumarme a ese equipo y emprender una nueva ruta. No pierdo las esperanzas de encontrarme con mis seres queridos de nuevo. En todo este tiempo no he parado de rezar, dicen que hay que tener fe”, expresó.

Al igual que Martínez otros parientes de los ocupantes de la aeronave han actuado por cuenta propia para dar con su paradero ante el silencio gubernamental. “Ellos piden colaboración para la logística y en lo que podemos los ayudamos con combustible, embarcaciones tipo peñeros y comida para que soporten las horas de travesía. Los que se han atrevido a adentrarse a la selva no siguen un plan de ruta estipulado, se guían por los indígenas”, indicó el gobernador de Amazonas, Liborio Guarulla.

Apoyo colombiano

William Dugarte, presidente del Instituto Venezolano de Seguridad Aérea, indicó que el gobierno pidió colaboración a Colombia para que a través de sus satélites de amplio alcance se identifique la zona donde se desapareció el helicóptero. Explicó que si se hubiese permitido la incursión de aeronaves civiles, a través de un protocolo de búsqueda, a partir del 2 de enero, se hubiesen obtenido resultados óptimos, pero se permitió la ayuda civil 45 días después del reporte de la desaparición y esto complica las labores de búsqueda. “La selva amazónica ahoga. Si hay personas heridas su condición empeora porque no han recibido asistencia médica. Solo tenían comida para 40 días y han transcurrido 60 y este tiempo hace más complejo la supervivencia”, indicó.

Criticó que debido al hermetismo el gobierno no ha revelado con claridad las coordenadas en el momento en que se dejó de percibir las trazas de la aeronave la mañana del 30 de diciembre.

La comisión de Seguridad y Defensa de la AN consignó un informe que revela testimonios de los familiares de los desaparecidos y el cerco informativo que rige las investigaciones. Instan al Ministerio de la Defensa, Fiscalía Militar, Fiscalía de la República y Defensoría del Pueblo para que ofrezcan detalles sobre cómo van las investigaciones.

El Nacional.

Facebook Comments





Noticias relacionadas

  • ¡Macabro! Payaso viola y asesina a puñaladas a adolescente de 14 años en Carapita
  • ¡LO ÚNICO QUE SABE ES ROBAR ELECCIONES! Tibisay Lucena ni con papel en mano sabe leer resultados electorales (video)
  • LVL: Comunidad Internacional “endurecerá mucho más las sanciones” al régimen tras autodenominarse ganador
  • ¡CACEROLA PAREJA! Así recibieron anuncio del FRAUDE de Víctor Clark como nuevo gobernador de falcón
  • Francia se pronuncia y “Deplora” el MEGA FRAUDE de las regionales en Venezuela
  • ¡Ex presidenta Laura Chinchilla no se aguantó! Tuiteó hasta con foto el fraude de las regionales
  • Así hizo posesión Rafael Lacava de la silla de la gobernación de Carabobo (Video)
  • Hoy retoman audiencias de torturas en la OEA por parte del régimen venezolano