Un saldo feroz: Niños que matan

Willy McKey/ Prodavinci –  Alguna vez nos prometieron que en Venezuela no habría más niños en condición de calle. Hoy tenemos niños que matan.

El saldo es feroz.

Dos menores de edad, uno de 10 años y una de 15, asesinaron a dos sargentos del Ejército. No es una conjetura. No es una versión de los hechos. Según el informe policial fueron aprehendidos en flagrancia: un niño y una quinceañera mataron a puñaladas a dos soldados, aparentemente entrenados para todas las guerras excepto para ésta.

La imagen de dos soldados apuñalados por dos niños en situación de calle (o dos “hijos de la Patria”, como pidió el Poder que nos refiriéramos a este grupo vulnerable) es el síntoma extremo de la violencia como hábitat único.

Sucedió en el municipio Libertador, ese cantón de paz donde la autoridad ha prohibido manifestar con el fin de evitar la violencia. Sucedió en Sabana Grande, la zona cuyo eje es un bulevar que fue intervenido por el Poder con la finalidad de hacerlo habitable y seguro. Sucedió de madrugada: niños con armas blancas atravesando soldados, como en una pesadilla de Dickens.

Mientras hay grupos armados de las fuerzas públicas que intervienen en las comunidades con máscaras de calaveras, fingiendo ser la Muerte, dos niños se colocan por encima de su disfraz, por encima de su simulacro, por encima de su farsa.

¿A quién podrán asustar cuando, en mitad de la madrugada caraqueña, dos soldados del Ejército son asesinados por niños que no necesitan máscara alguna para acabar con sus vidas?

Alguna vez nos prometieron que en Venezuela no habría más niños en condición de calle. Alguna vez nos dijeron que si después de un año seguíamos viendo a menores de edad mendigando, sin techo y expuestos a lo más cruel de los hombres, el presidente se cambiaría el nombre. Alguna vez habría resultado imposible imaginar a los Hijos de la Patria convertidos en un enemigo letal de ese mismo Ejército donde hizo carrera aquel que prometió cambiarse el nombre y no lo hizo.

Los niños de la calle, por decreto, pasaron a ser los Hijos de la Patria.

¿Volverán hoy a cambiarles el nombre?

¿Cómo se explica uno el futuro cuando la violencia del presente nos ha puesto delante a niños que matan?

¿Dónde se pone uno este miedo?

Quizás el presidente Hugo Chávez Frías no se cambió el nombre, pero lo cierto es que todos hemos ido perdiendo nuestra capacidad para nombrar. Porque, ¿cómo podríamos llamarnos a nosotros mismos después de saber que tenemos niños que matan?

 

Facebook Comments





Noticias relacionadas

  • #EXTRAOFICIAL Anuncian Fallecimiento de la presidenta del CNE Tibisay Lucena
  • Directora de la Maternidad de Carrizal en Miranda advierte que “NO ATENDERÁN” a mujeres sin carnet de la patria
  • Human Rights Watch denuncia con nombres y apellidos responsables de crímenes de lesa humanidad en Venezuela (Vídeo)
  • ¡Le sale carro de Drácula! Los gustos de Rafael Lacava que nunca podrás disfrutar
  • #LoUltimo Ministerio Público abre investigación a Rafael Ramírez
  • ¡Según especialista en la materia! El masoquismo no solo es sexual también es sinónimo de ser Chavista y Madurista
  • Departamento de Estado preocupado por salud del ciudadano americano detenido en El Helicoide
  • ¡Le pisan los talones! Siguen las denuncias de empresas vinculas al ilegal fiscal en los Estados Unidos