Venezuela, un pais en llamas

Negocios arrasados, calles militarizadas y cientos de detenidos. Los saqueos en la ciudad de Cumaná evidenciaron el giro violento que están tomando las protestas por alimentos en Venezuela, un factor que el Gobierno atribuye a la oposición y que podría radicalizar al presidente Nicolás Maduro.

“El balance es de ruina total porque los comercios fueron saqueados no sólo en sus inventarios, también su mobiliario. Hubo destrozo total”, dijo Rubén Saud, presidente de la Cámara de Comercio de Cumaná, una ciudad costera de 800 mil habitantes a 400 km al este de Caracas.

Panaderías, supermercados, ferreterías fueron arrasados en lo que comenzó como una protesta en reclamo de comida, en medio de la cual motoristas asaltaron inicialmente camiones con víveres, según testigos.
Venezuela está al borde de un estallido social a causa de la situación de crisis humanitaria que vive el país, denunciaron en Ginebra tres diputados opositores de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

“La crisis es tal, que el país está a punto de un estallido social. No llega la comida a la gente y ya hemos visto últimamente brotes de violencia”, dijo Rafael Guzmán, diputado de la Mesa por el partido Primero Justicia, una opinión compartida por sus colegas Sergio Vergara (Voluntad Popular) y William Barrientos (Nuevo Tiempo), ambos congresistas de la MUD, que participaron esta semana en Ginebra en un evento organizado por la Unión Europea y la Unión Interparlamentaria para dinamizar el trabajo de la Organización Mundial del Comercio (OMC). “Todos los días hay saqueos, hay protestas por falta de alimentos, por carencia de los servicios básicos, hay problemas de seguridad, el transporte se paraliza porque no hay repuestos para los vehículos, el colapso es total en todas las áreas de la economía y de la vida de los venezolanos. La calidad de vida se perdió por completo”, indicó Vergara.

“El pueblo no tiene comida, no tiene medicamentos, matan a 92 habitantes por cada 100 mil, y los servicios públicos elementales, agua, luz, vialidad son un desastre. Se robaron el dinero y ahora no hallan cómo enderezar el desorden organizado, que es de carácter estructural”, dijo Barrientos.

Los tres diputados explicaron que la carencia de alimentos se debe a que se necesitan 50 mil millones de dólares para importar alimentos y el Gobierno no los tiene, y el país no tiene capacidad suficiente de producción. “Durante 17 años, el Gobierno ha destruido la capacidad productiva del país, expropiando tierras, empresas, no se produce lo que se necesita”, aseveró Guzmán.

CAOS ‘CONVENIENTE’

Para el politólogo Héctor Briceño, el aumento de la violencia “le brinda un escenario oportuno al Gobierno” para decretar eventualmente la conmoción interior e “impedir así el referendo u otro evento electoral”, como los comicios regionales de fin de año. “Lo que contiene una explosión social generalizada es la posibilidad de que la gente pueda expresarse a través de mecanismos como el referendo. No permitirlo desencadenaría una situación muy dramática”, comentó Rafael Uzcátegui, coordinador de la organización de derechos humanos Provea.

Maduro ha advertido que tiene “listo” un decreto de “conmoción interior” en caso de que se desaten hechos “golpistas violentos”, lo que implicaría restricciones a las libertades civiles.

 

Zocalo.com.mx/Foto EFE

Facebook Comments