Mascotas y fuegos artificiales, recomendaciones para aliviar el sufrimiento de nuestros perros o gatos

Las mascotas tienen un oído muy sensible por lo que sufren de más durante las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, en especial por el uso excesivo de fuegos artificiales.

Los animales pueden presentar problemas de salud como taquicardia, falta de aire, náuseas, pérdida de control e incluso la muerte en casos extremos.

“La mayoría de las mascotas son intolerantes a los sonidos fuertes, y en este caso al ruido de los fuegos artificiales. Si entre los 3 a los 6 meses ellos nunca escucharon un petardo, el ruido para ellos es muy fuerte, dado que su frecuencia auditiva es mucho mayor que la de nosotros. Es así como en ellos es 50 veces más fuerte, por lo tanto los altera y estresa demasiado. Pueden salir arrancando por el miedo y luego no saber regresar a su casa”, indica Patricio Moreno, médico veterinario de Laboratorio Drag Pharma.

Para aliviar en algo el sufrimiento de nuestros perros o gatos, los dueños podemos aplicar algunos consejos para evitar que ellos se sientan mal.

1. Colócale un collar de identificación con todos sus datos para que, si se escapa de casa, la persona que lo encuentre se pueda comunicar contigo.

2. Mantén a tu mascota en casa, evita que sufra de estrés y quiera escapar por el miedo que los fuegos artificiales le producen.

3. No dejes a tu perro en el jardín sin supervisión ni fuera de casa. Recuerda que existen personas que no respetan a los animales.

4. No lleves a tu perro a un lugar con fuegos artificiales, recuerda que eso suele ser muy estresante para él.

5. Cierra las cortinas o las persianas para que no vea las luces y los fuegos artificiales. Además, cierra tus ventanas para poder evitar el ruido.

6. Procura mantener las decoraciones eléctricas fuera del alcance de tus mascotas.

7. Protege a tu perro de una posible pancreatitis. Evita brindarles sobras de comida o bocadillos, en especial si son altos en grasa. También recuerda tapar bien los basureros y los recipientes con comida para evitar posibles accidentes.

8. Con los cachorros los cuidados deberán redoblarse, ya que tenderán a recoger todo lo que caiga al suelo pero no podrán digerirlo. Los cachorros pueden ingerir cualquier cosa y provocar una obstrucción intestinal o perforación del paladar.

9. Nunca amarrar a los perros. Esto puede provocar mayor inquietud, con lo cual corre el riesgo de dañarse a así mismo. Puede causar mayor miedo en nuestras mascotas e incluso puede llegar a desesperarse tanto que puede escapar.

Facebook Comments





Translate »