¿Bienestar o buena salud?

Quizá el sentirse bien y estar saludable puedan parecer dos expresiones de igual significado; sin embargo, no son lo mismo y, aunque ambas tienen mucho de positivo,
vale la pena detenerse a reflexionar al respecto.

 

¿Cuál es la diferencia entre buena salud y bienestar? Desde tiempos antiguos, especialmente en la medicina oriental, cuando se decía que alguien gozaba de buena salud, simplemente significaba que había ausencia de enfermedad. Una persona es considerada saludable cuando lo está en su cuerpo mental y físico. Pero cuando hablamos de bienestar, generalmente es para hacer referencia a aspectos más generales en los que se implican las emociones, el aspecto intelectual y espiritual, y hasta el social.

 

Para la psicopedagoga Tibisay Ríos, ambas palabras están relacionadas entre sí: “Estar saludable es tener nuestro organismo en condiciones óptimas para seguir viviendo, mientras que el bienestar es general, es mantener las condiciones para poder vivir en un ambiente agradable y confortable, sin olvidar que repercute en nuestra salud, como sucede, por ejemplo, al comer o no de una manera adecuada”.

 

Por su parte, el bienestar también es una consecuencia de tener salud, ya que si gozamos de buena salud de forma constante y estamos libres de enfermedades, contaremos con una sensación de bienestar integral ininterrumpida. Se trata de sentir que llevamos una vida armónica, al menos en los ámbitos que consideramos más importantes.

 

Actitudes que atraen bienestar

Varios comportamientos que adoptamos en nuestra vida nos aportan bienestar, como por ejemplo:

Tomar vitaminas.
Ejercitarnos.
Tener hábitos alimenticios
saludables.
No fumar.
Tener un hobby.
Disfrutar de buenos momentos.
Salir de vacaciones.

Facebook Comments