Consejos para cuidar la piel durante la quimioterapia

Es indispensable hidratarla con cremas o aceites corporales y dejar de lado los exfoliantes.

La quimioterapia es un tratamiento que afecta a todas las células del cuerpo, incluidas las de la epidermis, por lo que en ocasiones puede alterarla produciendo sequedad.

Si esto ocurre, es muy importante mantener bien limpia la piel utilizando agua tibia y un jabón suave de ph neutro a diario. Asimismo, es indispensable hidratarla con cremas o aceites corporales y dejar de lado los exfoliantes.

Por otro lado, debido a que la piel se vuelve más frágil, es necesario evitar cualquier riesgo de irritación o infección. Para ello, evita rascarte o frotarte la piel con las manos, una esponja o un cepillo. Cuando la seques, hazlo dando pequeños toquecitos y no la frotes con la toalla.

Respecto a la depilación, se aconseja evitar las cremas depilatorias y optar por la maquinilla eléctrica para evitar el riesgo de cortes e irritación.

Otro de los problemas que puede aparecer en la piel son las manchas. Si bien en el mercado existen muchos productos despigmentantes, no es aconsejable usarlos sin consultarlo primero con tu médico. Lo que sí debes hacer es evitar exponerte al sol y tener especial precaución, sobre todo durante los tres meses posteriores al tratamiento, ya que la piel sufre una mayor fotosensibilidad y tiene una mayor predisposición a la aparición de manchas.

Qué hacer si recibes radioterapia

Si estás recibiendo un tratamiento de radioterapia, es fundamental que sigas las recomendaciones que tu médico te indique. No obstante, existen unas pautas generales que te pueden resultar de utilidad.

En primer lugar, debes saber que los cambios en la piel se limitan a la zona radiada, no a la totalidad de tu piel. Las alteraciones a lo largo del tratamiento son muy similares a una quemadura solar.

Tras dos o tres semanas de tratamiento, suele aparecer un eritema (una coloración rojiza) en la zona que recibe las radiaciones. En los casos en los que el tratamiento se prolonga, esta zona va oscureciendo, pero recuperará su tono normal uno o dos meses después de su finalización. Es muy importante que no frotes las zonas afectadas para evitar irritarlas y que no utilices collares, pulseras, corbatas, aros o cualquier prenda o accesorio que pueda rozar tu piel.

Por otro lado, si notas molestias por la ropa, es aconsejable que utilices prendas holgadas fabricadas con fibras naturales como el algodón y guardes las de materiales sintéticos. Evitarás la aparición de picores y otros síntomas molestos.

Debido a la fragilidad de la zona afectada, es muy importante que la protejas de los rayos solares al menos durante un año tras el tratamiento. Lo mejor es evitar la exposición directa con camisetas de manga larga, gorros y crema fotoprotectora con pantalla total.

Respecto a la depilación, es conveniente evitar depilar la zona irradiada. Irás viendo que a medida que avanza el tratamiento, el vello se va debilitando hasta llegar a desaparecer.

A diferencia de lo que ocurre con los tratamientos con quimioterapia, la aplicación de radioterapia puede producir cambios irreversibles, por lo que es difícil que la zona tratada recupere su aspecto y tacto normal. No obstante, tras unos meses del tratamiento, la piel dejará de requerir cuidados especiales y la podrás tratar como el resto del cuerpo.

Cómo utilizar el maquillaje

Es muy importante que protejas tus productos cosméticos de cualquier contaminación para la evitar posibles infecciones en tu piel. Para ello, basta con que sigas estos consejos:

Lava tus manos antes de utilizar cualquier producto de maquillaje.
Verifica la fecha de caducidad de todos los productos que utilices y desecha cualquier producto caducado.
Cierra herméticamente los frascos y tubos después de su uso.
Si utilizas algodones o esponjas para la aplicación de los cosméticos, es conveniente que sean desechables. Ante cualquier duda de que puedan no estar perfectamente limpios, es mejor utilizar la yema de tus dedos.
Evita compartir tus productos o utilizar los de otras personas.

 

 

Fuente: Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y Fundación Stanpa
Yahoo

Facebook Comments





Translate »