Crean tejido cardíaco a partir de hojas de espinaca ¡Ciencia y naturaleza de la mano!

Las hojas de la espinaca tienen un sistema vascular parecido al de los seres humanos.

Un descubrimiento que ha impactado al mundo. Científicos del Instituto Politécnico de Worcester, la Universidad Wisconsin-Madison y la Universidad Estatal de Arkansas acaban de publicar un trabajo de investigación en el que detallan la forma en la que han logrado crear un tejido cardíaco funcional a partir de hojas de espinaca. ¡Y sí, es cierto! Aunque a simple “vista” creas que es algo imposible, la ciencia y naturaleza fusionadas… hacen un gran equipo.

Las hojas de la espinaca tienen un sistema vascular parecido al de los seres humanos. Por ahí comenzó la atracción de ciertos científicos, quienes decidieron explorar más allá y descubrieron lo inimaginable. Tengamos en cuenta que uno de los problemas a los que se enfrentan estos profesionales, a la hora de ampliar la escala de sus avances de laboratorio en materia de regeneración de tejidos para llevarlos al cuerpo humano es: cómo establecer un sistema vascular que lleve la sangre hasta esos tejidos que se están desarrollando.

Hasta el día de hoy, ni las técnicas más avanzadas en bioingeniería, incluida la impresión en 3D, son capaces de crear el entramado de vasos sanguíneos en la escala capilar necesaria para llevar el oxígeno y los nutrientes para el crecimiento del tejido.

Instituto Politécnico de Worcester,

Este es el proceso que siguieron con las hojas de espinaca para lograrlo.Este es el proceso que siguieron con las hojas de espinaca para lograrlo

El primer paso de su experimento, los científicos tuvieron que introducir una solución detergente en las venas de la espinaca para proceder al proceso de“descelurización”.

Este procedimiento permite separar la matriz extracelular de un tejido de las células que lo habitan. Al final, lo que queda es una especie de andamio, una estructura hueca que se puede usar como soporte para cultivar órganos artificiales y para procesos de regeneración tisular.

Instituto Politécnico de Worcester,

El segundo paso fue introducir en las venas de las hojas de espinaca fluidos y células endoteliales como las de nuestros vasos sanguíneos.

La matriz fue luego recelularizada con células madre mesenquimales y y cardiomiocitos. Aquí, los científicos comprobaron que los capilares de la hoja eran capaces de llevar la sangre y los nutrientes necesarios hasta esoscardiomiocitos.

Al cabo de cinco largos días, los cardiomiocitos tenían los nutrientes suficientes para contraerse como un músculo.

Instituto Politécnico de Worcester,

Después de 21 días, comprobaron que el tejido estaba “palpitando”. 

Este estudio abre las puertas a la posibilidad de utilizar algo barato, como la hoja de espinaca, y cultivar capas de músculo cardíaco sano que podrían ser utilizadas para tratar a pacientes que hayan sufrido ataques de corazón.

Instituto Politécnico de Worcester,

“Adaptar plantas abundantes que los agricultores han estado cultivado durante miles de años para su uso en la ingeniería de tejidos podría resolver toda una serie de problemas que limitan el desarrollo de ese campo”.

-Parte del comunicado de los científicos-

El equipo de investigación concluyó diciendo…“Tenemos mucho trabajo que hacer, pero lo logrado hasta ahora es muy prometedor”. 

Instituto Politécnico de Worcester.

Upsocl.

Facebook Comments





Translate »