El azúcar mata más personas que las armas y dispara siempre más las alarmas en las organizaciones de la salud

El mundo es mucho más dulce con azúcar. El café de cada mañana nos sabe mejor, nos llena de energía en la coca-cola del medio día, y acompaña a los snacks que tanto nos gustan. Es indudable que el azúcar forma parte de nuestras vidas.

Pero al mismo tiempo, mata más personas que las armas, y dispara cada vez más alarmas en las organizaciones de la salud en todos los rincones del mundo. Mientras que el tabaco informa en cada paquete de los consecuencias de su consumo con mensajes del estilo “Fumar puede matar” o “Fumar perjudica tu salud y la de los que te rodean“, el azúcar pasa desapercibido en productos que nos embaucarán con su sabor, atractiva apariencia y buen marketing.

Una de las formas más significativas en las que el azúcar expresa las consecuencias de su abuso es la enfermedad que afecta a más de 1 tercio de la población mundial: la obesidad. La adicción que nos causa el azúcar ha sido objeto de estudio de la Queensland University of Technology, que ha demostrado cómo esta adicción es equiparable al tabaco.

Los fármacos para tratar la adicción al tabaco funcionan con la adicción al azúcar

La neurocientífica Selena Bartlett profesora en el QUT’s Institute of Health and Biomedical Innovation afirma que el estudio, publicado en la revista PLOS ONE, demuestra de forma sorprendente cómo los fármacos para tratar la adicción a la nicotina logran tratar con éxito la adicción al azúcar.

La inesperada relación entre el azúcar y el cáncer de mama

Esto nos deja una idea bastante clara en mente: estaríamos considerando el azúcar como una droga más. Y yo siempre digo que dos noticias se leen mejor juntas, así que de la mano con este estudio otra investigación del mismo equipo ha encontrado que el consumo de glucosa altera la morfología de nuestras neuronas.

El consumo de azúcar no solo contribuye a ganar peso, sino que además está relacionado con el aumento de los niveles de dopamina, hormona que controla el sistema de recompensa y placer en el cerebro, pero al consumirla de forma diaria se consigue el efecto contrario, siendo entonces necesaria más azúcar para sentir la misma sensación de placer . ¿Os suena algo esta historia? Encaja perfectamente con el perfil de un cocainómano.

Alrededor de 600 millones de personas son obesas en todo el mundo

Se ha demostrado en animales que una dosis diaria de abuso de azúcar afecta negativamente al desarrollo, modificando la conducta y generando trastornos en el humor y motivación.

Pero sin duda lo más interesante del estudio, es que encontró que fármacos aprobados por la Food and Drug Administration (FDA) como el varenicline, diseñado para tratar la adicción a la nicotina, funciona de la misma manera tratando la adicción al azúcar.

El consumo de azúcar procesado también está relacionado con la hipertensión
La razón de este doble efecto nos la revela Bartlett, acercándonos que el varenicline actúa cómo un modulador del receptor neuronal para la nicotina, que está involucrado de alguna forma con la regulación de la dopamina por el consumo de azúcar.

Quizás estemos un paso más cerca de revertir las consecuencias del sobrepeso y la obesidad, sin embargo, el peso de esta tarea recae en cada uno de nosotros, tomando cómo herramientas una dieta equilibrada, deporte moderado y una educación nutricional para los miembros más pequeños de nuestra familia.

omicromo

Facebook Comments





Translate »