¿Es bueno utilizar gel antibacterial?

El problema del gel antibacteriano es que muchos de sus ingredientes pueden resultar perjudiciales para la salud e incluso afectar al desarrollo del sistema inmunitario en el caso de los niños.

El gel antibacteriano se ha promocionado como un producto de limpieza casi “mágico” para las manos, especialmente en situaciones de constante contacto con bacterias.

Sin embargo, después de la frecuencia en el uso de este producto más que por limpieza, por moda, se desataron varias polémicas y opiniones sobre su efectividad pero ¿es tan bueno como dicen?

Dudas frecuentes acerca del gel antibacteriano

  • ¿Qué componentes tiene para saber si es efectivo?
  • ¿Puede generar intoxicaciones?
  • ¿Produce cáncer o algún tipo de problema de salud?

 

Respuestas que te confirmarán qué tan beneficioso es este gel

Está provisto de alcohol

Toallas de alcohol

El gel que funciona bajo “propiedades antibacterianas” tiene grandes cantidades de alcohol.

Ante este tipo de productos, debes tener en cuenta que en primer lugar, los niveles altos alcohol para desinfectar las manos deben ser superiores al 60%.

Así pues, si tiene menos, no estará funcionando para tal protección.

Por otra parte, el abundante alcohol hace que este gel sea tóxico para los niños.

Lo es incluso en pequeñas cantidades, especialmente en casos de edades muy tempranas donde pueden llevarse a la boca aunque sea la mínima cantidad de este gel.

Tiene componentes perjudiciales

Triclosán

Una de las sustancias que contienen estos geles es el triclosán. Este es un componente de gran efectividad que funciona como antibacteriano y antimicótico y que logra sustituir el alcohol teniendo el mismo efecto.

No obstante, este mismo componente se ha usado como pesticida, y puede ocasionar problemas de salud como in-fertilidad, debilidad muscular, deficiencias neurológicas y, en raras ocasiones, cáncer.

Cloruro de benzalconio

Igualmente, el cloruro de benzalconio es otra de las sustancias frecuentes que tienen la mayoría de estos geles.

La función de este componente radica en disolver la capa externa perteneciente a las células bacterianas. El problema es que muchas veces puede resultar dañino para la piel una vez que es absorbido.

Este compuesto puede provocar irritación en las mucosas y reacciones de hipersensibilidad o alergia en las manos.

No limpia totalmente

Lavar-las-manos-y-eliminar-bacterias

Aunque después de aplicar cantidad suficiente de este gel en tus manos, sientas que tu capa protectora está totalmente indemne, no siempre funciona así.

Si has esparcido extensamente el gel en la superficie y has dejado más cantidades en una zona que en otras, habrá partes contaminadas que se mezclan y vuelven a quedarse en todas las manos, bajo la realización de  cualquier actividad.

Por ello, para ampliar su efectividad resulta importante aplicar la misma cantidad de gel en todas las zonas de las manos y cubrirlas uniformemente.

De esta forma la limpieza será óptima y completa en toda la superficie. No obstante, no podemos olvidar que este gel muchas veces no es suficiente para diluir algunas sustancias que suelen pegarse a las manos.

Reduce la inmunidad

La inmunidad de los niños puede verse comprometida, cuando se usa consistentemente y en cantidades excesivas este tipo de gel.

Esto se debe a que, incluso en los ambientes más limpios, donde el uso de desinfectantes es permanente, se logran aislar algunas bacterias que todo niño necesita para fortalecer su sistema inmunitario.

Si el gel antibacteriano se aplica muy frecuentemente en las manos del niño, el fortalecimiento del sistema inmunitario se verá truncado.

Así, en un futuro puede ser una persona muy enfermiza y con escasa protección por parte de su inmunidad.

Provoca daños en la piel

gel-desinfectante-manos

Los abundantes agentes químicos que forman parte de los componentes de este tipo de gel pueden llegar a resecar ampliamente la piel.

Así, pueden provocar un tipo de dermatitis proveniente de sustancias irritativas, especialmente en niños y en personas de piel clara.

Estos tipos de piel son mucho más sensibles a los cambios del PH en cada sustancia con la que tienen contacto.

Olores que pasan factura

Ese olor dulce que a muchos suele fascinar se debe a un compuesto conocido como ftalatos, incluido en el gel antibacterial.

Este ingrediente se va absorbiendo en las manos después de aplicarse y puede llegar a afectar la salud.

Los ftalatos conllevan a un alto riesgo de in-fertilidad o baja fecundidad, siendo este un motivo importante para no caer en el uso excesivo de este fijador de bacterias.

Facebook Comments