En el marco del día mundial

La Menopausia no es el fin, es el comienzo de otra etapa

meno

Es el momento para hacer descartes y realizar cambios que permitan que el proceso que viene sea más llevadero

La menopausia es el proceso en el cual los ovarios o la zona femenina empiezan a declinar en su funcionamiento, disminuyendo la producción hormonal. Durante este evento se puede observar una ausencia del patrón menstrual y da paso al fin de la edad reproductiva.

Usualmente la edad promedio de la menopausia es de los 48 a los 52 años de edad con variaciones. Se habla de menopausia precoz a aquella que antecede los 40 años y menopausia temprana a la que ocurre antes de los 45. Las mujeres latinas tienden a percibir los síntomas con mayor fuerza que las asiáticas debido al estilo de alimentación que llevan.
La mujer puede presentar diversos cambios, entre ellos se encuentra el patrón menstrual que finaliza con la supresión de la menstruación. Sin embrago, el proceso de degeneración del funcionamiento ovárico puede durar años donde comienzan a aparecer alteraciones en la regularidad del patrón menstrual y pueden ocurrir dos escenarios o menstruaciones muy seguidas o espaciadas cada dos (2) o tres (3) meses con cambios en la cantidad del sangrado.
Otros síntomas que se observan son cambios en la parte cognitiva, en el estado anímico con tendencias a la irritabilidad, a la depresión y a la tristeza; irregularidades del sueño; calorones y subidas de temperatura que llevan a una sudoración profusa y enrojecimiento en cualquier momento del día; atrofia genital que conlleva a la disminución de la lubricación, deseo sexual, cambios en la flora vaginal en el grosor del tejido vaginal y en la descamación celular; desgaste óseo que desencadena la osteopenia y osteoporosis, retraso del metabolismo, pérdida del manto ácido en la piel y desgaste de masa muscular.

“Es importante que cuando la mujer presente alguno de los síntomas descritos, acuda a un chequeo médico para la realización del FSH, el perfil lipídido, glicemia, tiroide, hematología, densitometría ósea, papanicolaou, estudio mamográfico y exámenes de laboratorio a fin de conocer su condición, comprobar si es candidato para algún tratamiento, poderle hacer las sugerencias preventivas del caso y minimizar el impacto de todos los cambios que presente.”, explica la Dra. María del Pilar Caridad, ginecoobstetra, adscrita a Sanitas Venezuela.
Los tratamientos de la menopausia son para minimizar la sintomatología, mejorar la calidad de vida y disminuir la pérdida de ósea. Todo tratamiento médico tiene efectos adversos y positivos y por eso se debe conversar con la paciente para conocer su historia, saber si es candidata y si está de acuerdo. Hoy en día, los efectos adversos a nivel mamario han disminuido sobre todo en las terapias hormonales y las terapias de reemplazo. También existen otras alternativas como las terapias naturales que ayudan con los síntomas.

Asimismo, se recomienda acompañar el tratamiento con cambios en el estilo de vida, reducir el consumo de alcohol, llevar una dieta sana, evitar el sedentarismo, hacer ejercicio para impedir la pérdida de la masa muscular, consumir suplementos de vitamina D y calcio y otros para aminorar el desgaste que se muestra con el paso del tiempo.
“Esto no es una enfermedad, no se trata de un final, se trata del comienzo de otro. Definitivamente la menopausia representa la culminación de la edad reproductiva y por eso se le da una connotación negativa, pero menopausia no es sinónimo de vejez, es sinónimo de transición a un proceso diferente donde existen cambios que (en algunos casos) pueden ser difíciles pero se superan para que la persona siga siendo productiva y lleve una buena calidad de vida. Es un proceso de avance y hay que tener las herramientas para superarlo y sacar lo positivo que eso puede representar.”, culminó la Dra. María del Pilar Caridad.

Sanitas Venezuela

Facebook Comments





Translate »