Recetas sencillas para que prepares tus propios tónicos caseros

Aplicar un tónico en nuestra piel es sumamente importante para nuestra rutina diaria principalmente para aquellas chicas que tienen el cutis con mucho sebo e impurezas, el tónico facial hidrata, repara y da vitalidad a la piel.

Tónico de romero

Este tónico es un antiguo remedio de belleza, gracias a las maravillosas propiedades del romero para nuestra piel y la circulación en general.

Tenemos dos maneras diferentes de prepararlo:

Preparando un macerado de vinagre y romero fresco, que posteriormente mezclaremos a partes iguales con agua natural.
Mezclando unos 10ml de agua natural con 15 gotas de aceite esencial de romero. En este caso deberemos agitar siempre la mezcla antes de aplicárnosla, y preferiblemente la usaremos en spray.

Agua de arroz

Para prepararlo solo necesitas media taza de arroz blanco y el equivalente a 4 tazas de agua.

En primer lugar pon el agua en un cazo, añade el arroz blanco y deja que hierva. Luego baja el fuego y deja hervir a fuego lento durante 20 minutos. Pasado este tiempo apaga el fuego, cuela y reserva el agua de la cocción (que es la que utilizaremos para la elaboración de los tónicos faciales con agua de arroz).
Si deseas elaborar agua de arroz sin cocerlo, de forma más sencilla y fácil, solo tienes que mezclar en un recipiente el arroz con el agua, taparlo y dejarlo reposar durante la noche. Al día siguiente cuela el contenido y ¡listo!.

Tónico limpiador de pepino

El pepino es un alimento que también tiene la propiedad de tonificar nuestra piel, y si lo usamos como tónico podremos prescindir en algunos casos de la limpieza previa, a no ser que debamos quitar también los restos de maquillaje de ojos.

Si tenemos licuadora directamente haremos un licuado con el jugo de un pepino, y en caso contrario batiremos el pepino con un poco de agua. A este preparado le añadiremos opcionalmente una cucharada de aceite de vitamina E, el cual actúa como antioxidante.

Este tónico lo conservaremos en la nevera durante un máximo de una semana, y es la mejor opción para pieles grasas o bien para épocas de calor.

Si queremos usarlo todavía más rápidamente directamente cortaremos una rodaja de pepino fresco y la untaremos por todo el rostro, a modo de disco desmaquillante y tonificante a la vez.

Té verde.

Sus propiedades antioxidantes y, por tanto, antienvejecimiento, son muy conocidas en todo el mundo, por lo que es un ingrediente estrella para renovar la piel del rostro. Sus polifenoles ayudan a proteger la piel de los radicales libres y toxinas y provee una medida de protección contra el sol, ayuda a reducir la inflamación e incrementa la elasticidad de la misma. El método más simple de elaborarlo es hervir una taza de agua y añadir una bolsita de té al líquido, apagar, dejar enfriar y colocar en el rostro luego de desmaquilllarse.

Se puede conservar fuera de la nevera hasta una semana aproximadamente, pero un buen recurso para la cosmética casera es más bien refrigerar los productos. Puede mezclarlo también con una infusión de manzanilla (mitad y mitad) o agregar otros componentes como unas gotas de zumo de limón o vinagre, para mejorar la astringencia del producto y elevar el pH.

Aloe vera y limón

Ya conocemos los múltiples beneficios del aloe vera para la piel y lo completo que es, pues además de limpiarla perfectamente, la hidrata y regenera desde las capas más profundas. En esta receta, mezclamos las propiedades hidratantes y calmante del aloe vera con las limpiadoras y blanqueadoras de limón, por lo que es una buena opción para aclarar la piel.

Para elaborar este tónico facial casero solo tienes que mezcla dos cucharadas de gel de aloe vera con una cucharada de zumo de limón recién exprimido. Humedece un algodón con el líquido resultante y aplícalo suavemente por todo el rostro, dejando que se seque de forma natural y sin enjuagar. Es aconsejable aplicar esta loción por las noches antes de ir a dormir.

Facebook Comments