Vivir más sanos: 10 poderosas razones para comer brocoli

El brócoli es nativo de Italia, se introdujo en los Estados Unidos en la época colonial, popularizado por los inmigrantes italianos que trajeron esta hortaliza al Nuevo Mundo. Aunque al principio no tuvo buen recibimiento por su sabor fuerte, hoy día es uno de los vegetales más recomendados.

10 razones para comer brócoli

Reduce el riesgo de cáncer

La composición química del brócoli y otras verduras crucíferas es compleja, lo que hace que sea difícil determinar con exactitud qué compuestos son los que proporcionan protección contra el cáncer. Sin embargo, varios expertos están de acuerdo en que el brócoli contiene ciertas sustancias químicas que pueden reducir el riesgo de cáncer colorrectal, cáncer de próstata y otros tipos.

Los compuestos en el brócoli que podrían ser eficaces contra el cáncer incluyen los fitoquímicos, el sulforafano y los indoles. El sulforafano es un compuesto muy potente que se deriva de la glucorafanina y se forma cuando se mastica el brócoli. Se cree que este compuesto combate el cáncer de varias maneras:

1. Aumenta las enzimas que ayudan al cuerpo a deshacerse de sustancias cancerígenas.
2. Mata las células anormales.
3. Ayuda al organismo a limitar la oxidación, el proceso por el cual se inician muchas enfermedades crónicas a nivel celular.

Los indoles combaten el cáncer al bloquear los receptores de estrógenos en las células de cáncer de mama, inhibiendo así el crecimiento de células cancerosas sensibles a los estrógenos en los senos.

Algunos expertos dicen que pequeñas cantidades de brotes de brócoli pueden proteger contra el cáncer con la misma eficacia que una cantidad mayor de brócoli maduro. Se recomienda comerlo crudo, ya que así retiene más nutrientes. El comerlo cocido reduce algunos de los beneficios del brócoli ya que el proceso de calentamiento parece destruir algunos compuestos anti-cáncer.

Media taza al día o dos porciones de 2 tazas a la semana es suficiente para obtener algunos de los beneficios de prevención del cáncer. No obstante, la Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda comer una amplia variedad de alimentos de origen vegetal, además del brócoli, para obtener los componentes necesarios para reducir el riesgo de cáncer.

Contiene poderosos antioxidantes

Los antioxidantes en el brócoli trabajan para reducir el riesgo de estrés oxidativo en el organismo. Estos nutrientes evitan la formación excesiva de moléculas altamente reactivas que contienen oxígeno y contribuyen a la inflamación crónica y el riesgo de cáncer.

Los antioxidantes trabajan más eficazmente cuando están juntos. Por ejemplo, la vitamina C puede servir de apoyo al metabolismo del oxígeno por más tiempo si se acompaña de ciertos flavonoides como la quercitina y el kaempferol, el brócoli contiene estos dos flavonoides. Además, también contiene otros poderosos antioxidantes como la luteína, el beta-caroteno y vitamina E.

Asiste en la desintoxicación del organismo

Según el dr. Michael Greger, editor de NutritionFacts.org, el sulforafano en el brócoli mejora la función del hígado en cuanto a la excreción de moléculas extrañas. Por ejemplo, si usted toma café y come brócoli y coles de Bruselas, el hígado elimina más rápido la cafeína.

El doctor Greger dice que el mismo efecto lo tiene para eliminar toxinas que vienen en las carnes y otras comidas. Lo mejor de todo es que este aumento en la capacidad del hígado para eliminar sustancias químicas de nuestro cuerpo dura hasta dos semanas después de haber ingerido los vegetales crucíferos como el brócoli y los coles de Bruselas.

Fortalece la salud de los ojos

El brócoli es rico en riboflavina, también conocida como vitamina B2. Esta vitamina ayuda a que los ojos se adapten a los cambios de luz. Una deficiencia de riboflavina puede resultar en inflamación, visión borrosa y fatiga ocular. Investigaciones en animales sugieren que el consumo adecuado de vitamina B2 ayuda a prevenir las cataratas o retrasar su progreso.

El brócoli también contiene dos carotenoides que desempeñan un papel importante en la salud de los ojos: luteína y zeaxantina. La luteína se encuentra en mayor concentración en el área externa de la retina (retina periférica). Del mismo modo, la zeaxantina se encuentra en la mácula cerca de la porción central de la retina. Por lo tanto, el consumo adecuado de luteína y zeaxantina ayudan a reducir el riesgo de problemas relacionados con la mácula del ojo como por ejemplo, la degeneración macular y los problemas en el área de la lente del ojo como por ejemplo las cataratas.

Ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento

Evidencia científica sugiere que el sulforafano que se forma cuando se mastica el brócoli, puede rejuvenecer el sistema inmunológico lo suficiente como para proteger el organismo de las enfermedades comunes del envejecimiento tales como artritis, Alzheimer’s y enfermedades cardiovasculares.

Además, este compuesto también sirve para mantener la piel saludable y retrasar la aparición de las arrugas.

Fortalece la salud cardiovascular y baja el colesterol

Una de las recomendaciones comunes para bajar el colesterol es comer alimentos altos en fibra y el brócoli es uno de ellos. Para este fin, se cree que el brócoli cocido al vapor es más eficiente que el crudo. Por otro lado, el sulforafano activa una proteína en el organismo que detiene la formación de placa en las arterias.

El brócoli también cuenta con sustancias que detienen la inflamación crónica dentro de los vasos sanguíneos y las células.

Previene la osteoartritis

Según un equipo de investigadores de la Universidad de East Anglia, comer brócoli regularmente puede retrasar e incluso prevenir la osteoartritis. En el estudio que se realizó con ratones y células, el sulforafano logró bloquear una enzima destructora que daña el cartílago. De acuerdo con el investigador principal, Ian Clark, los resultados son “muy prometedores”.

Reduce la inflamación

Anteriormente en este artículo hablamos de las propiedades antiinflamatorias del brócoli. Ahora conozcamos un poco sobre la inflamación. El organismo usa la inflamación como una defensa para proteger al cuerpo de agentes dañinos. Este proceso funciona muy bien para sanar al cuerpo de heridas y otras lesiones. Sin embargo, cuando la inflamación se vuelve crónica, el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades aumenta.

Para evitar la inflamación crónica se recomienda una dieta rica en frutas y vegetales. El brócoli es una excelente opción ya que contiene unas sustancias llamadas isotiocianatos que ayudan a “apagar” la reacción inflamatoria.

Fortalece la salud de los huesos

Buenas noticias para las personas que no pueden tomar leche, cada porción de brócoli sirve para fortalecer los huesos también. El brócoli es una buena fuente de calcio y de vitamina K, un nutriente esencial para la formación de la osteocalcina (un tipo de proteína que se encuentra sólo en los huesos).

Ayuda en el control de la diabetes

Una de las recomendaciones alimenticias para combatir la diabetes es incluir comidas altas en fibra y bajas en calorías. Una porción de media taza de brócoli contiene 5 gramos de fibra y sólo 50 calorías. Además, también contiene ciertas sustancias que ayudan a prevenir el daño causado por la diabetes a los vasos sanguíneos.

Alternativas al brócoli

Para las personas que no les gusta el brócoli, o viven en lugares donde no se consigue, también pueden obtener los beneficios de los siguientes vegetales:

repollo (col)
coles de Bruselas
coliflor
bok choy (col china)
kale (col rizada)

Facebook Comments


(Proxima Noticia) »



Translate »