Una opulenta cena de ensayo de boda en Nueva York terminó en una feroz pelea familiar

Todo ocurrió en vísperas del casamiento de Amy Bzura y Bradley Moss, una pareja neoyorquina que gastó 325 mil dólares en los preparativos de su fiesta de casamiento.

Todo estaba listo, no había más que felicidad en las vidas de Amy y Bradley, quien estaban a un paso del casamiento. Pero la cena de ensayo de la boda terminó con toda la familia a las trompadas. Conclusión: el novio reclamó la devolución del anillo de compromiso, que le había costado 125 mil dólares. Y fin del asunto, un matrimonio que no llega al altar.
Todo ocurrió en vísperas del casamiento de Amy Bzura y Bradley Moss, una pareja neoyorquina que gastó 325 mil dólares en los preparativos de su fiesta de casamiento. El 28 de octubre pasado, en un exclusivo restaurante de Manhattan, se reunieron ambas familias para hacer la cena de ensayo de la boda. Hasta que Adam, hermano de la novia, improvisó inesperadamente un brindis y hasta proyectó un video de la pareja.

052013featuresoutdoordiningbluewaterbz_76588519

Tras el anuncio del homenaje, Robert comenzó a amenazar a Adam con echarlo del lugar si procedía con el brindis, lo que causó una serie de eventos desafortunados que causó que el hermano de Amy recibiera un golpe en la cara que desencadenó un pleito mayúsculo.

1a4

En medio de gritos, golpes y lágrimas, la madre de Bradley comunicó que la boda del día siguiente sería cancelada; mientras que Robert Moss, un exitoso empresario, amenazó a su hijo con dejarlo fuera de su testamento si decidía seguir adelante con la ceremonia.

Como si esto fuese poco, el furioso padre de Bradley procedió al día siguiente a cambiar las cerraduras que el novio compartía con Amy, lo que terminó en una demanda por parte de los padres de la mujer.

Ante esto, la familia del futuro esposo reaccionó con otra demanda, la que tenía como objetivo que Amy devolviera el anillo de compromiso que le dio su hijo, el cual está valuado en 125 mil dólares.

Pese a que en un momento Bradley y Amy decidieron mantener su relación, aunque no casarse, finalmente las polémicas y sucesivas demandas terminaron por matar su amor; consigna New York Post.

 

Facebook Comments