La entrevista de trabajo es donde te juegas todo ¿cómo responder a las preguntas más tramposas?

Una entrevista de trabajo es uno de los momentos más tensos y decisivos al que nos enfrentamos a lo largo de nuestra vida. Para encarar con éxito esta situación clave dirigida a obtener a un empleo, es habitual prepararse las tres o cuatro preguntas básicas que pensamos van a caer. Pero, ¿si el entrevistador nos pone a prueba con un test desconcertante?¿Sabrías sobreponerte y contestar con acierto?

Al momento de enfrentar una entrevista laboral, muchas personas tienen dificultades para responder algunas preguntas como ¿por qué dejaste de trabajar en tu última empresa? ó ¿cómo te llevabas con tu jefe? Lo importante de esta instancia es enfrentarla con actitud positiva, prepararte para la ocasión e ir convencido de demostrar tu potencial. A continuación, te presentamos las 15 preguntas más difíciles de contestar y los consejos de cómo responderlas con éxito.

1. ¿Qué sabés de nuestra empresa? ¿Qué es lo que te gusta de nuestra empresa?

Ante estas preguntas, tenés la oportunidad de demostrar tu interés por la compañía y por el puesto laboral. Para ello, se recomienda realizar un trabajo de investigación previo de la compañía, a través de Internet, las redes sociales y personas conocidas. Lo importante es que logres identificar las áreas donde se destaca la empresa para poder contestar con éxito qué es lo que la hace diferente y por qué te gustaría trabajar allí.

2. ¿Qué puedes decirnos sobre ti?

El entrevistador muchas veces hace esta pregunta para evaluar la capacidad de respuesta del candidato. Espera que le muestres tu poder de síntesis, haciendo un resumen breve de tu CV y contando los logros académicos y la experiencia laboral. Por lo tanto, demuéstrale al entrevistador que eres convincente y preciso, y habla de tu educación, antecedentes laborales, experiencia profesional reciente y objetivos a futuro. Todo de manera concreta.

3. ¿Por qué has estado tanto tiempo sin trabajar? ¿Qué has estado haciendo desde tu último trabajo?

Al momento de contestar esta pregunta, es importante que seas sincero y des una respuesta correcta, dejando en claro que has estado ocupado y activo. Si el intervalo de tiempo sin trabajar es menor de 6 meses, podés mencionar que has estado buscando trabajo, y si es mayor de 6 meses, debés justificarlo con alguna razón importante como puede ser el estudio o algún trabajo independiente.

4. ¿Por qué quieres cambiar de trabajo?

En esta respuesta tenés que tener cuidado de no hablar de los problemas que tenés o tuviste en tu trabajo porque eso podría llevar a pensar al entrevistador que tú eres una persona conflictiva en el trabajo. Es bueno que hables de tu futuro profesional y cómo encaja el puesto de trabajo que te ofrecen con tus expectativas laborales a futuro. Es bueno que te muestres como una persona que tiene ganas de mejorar.

5. ¿Qué puedes aportar a nuestra empresa? ¿Por qué deberíamos contratarte?

En esta respuesta debes impactar al entrevistador para que quede con ganas de seguir conociéndote. No deberías responder diciendo “creo que soy la persona indicada”, “trabajo duro” o “tengo ganas”, sino que en este momento debés dar razones para que la empresa quiera contratarte. Debés mostrar que tenés una ventaja competitiva frente a los demás candidatos, y una forma de hacerlo es destacando tu perfil profesional, las calificaciones, certificaciones, o los logros obtenidos en tus anteriores trabajos.

6. ¿Qué opinas de tus anteriores jefes? ¿Qué opinas de tu actual jefe?

En este caso debés dar una respuesta políticamente correcta, describiendo tu relación desde el punto de vista profesional y olvidándote de los sentimientos personales. Recordá que en todos los trabajos convivirás con personalidades complicadas. Por ejemplo, una respuesta que recomienda María Rúbies es: “Realmente aprecio la pasión y dedicación que tiene al liderar proyectos pero a veces me ha sido difícil saber qué espera de mi trabajo. Para mantener las cosas claras, soy de las personas que me gusta enviar un informe semanal y compartir opiniones”.

7. ¿Conocés a alguien en la empresa?

En el caso de que alguna persona que trabaja en la empresa haya sido la encargada de presentar tu currículum, reconócela. De lo contrario, menciónalo únicamente si tiene buena reputación dentro de la compañía. Lo importante siempre es actuar con sinceridad y claridad.

8. ¿Prefieres trabajar solo o en equipo?

Cada día más, las empresas buscan personas que tengan la habilidad y capacidad de trabajaren equipo porque se ha comprobado que es más rápido y efectivo trabajar en grupo. De todas formas, la mejor respuesta es aquella que se adapta a ambas situaciones, dijo la profesional, quien recomienda dar la siguiente respuesta: “Me gusta trabajar en equipo, estoy acostumbrado a ello, pero también me siento cómodo trabajando individualmente hasta conseguir los objetivos”.

9. ¿Te ves capaz de liderar equipos?

Para saber liderar primero hay que saber aceptar órdenes. Las empresas buscan cada vez más personas capaces de liderar y adoptar un rol protagonista. Una buena respuesta sería: “Sí, creo que tengo las habilidades necesarias para ello, dada mi experiencia y mi actitud en el trabajo. Además, me gusta causar el mayor impacto positivo posible en la gente que me rodea”.

10. ¿Cuáles son tus debilidades?

Esta pregunta es “tramposa” porque en verdad el entrevistador te está pidiendo que le des motivos para no contratarte. Por eso, en este caso, tenés que ser cuidadoso con lo que respondés. No debés perjudicarte con tu respuesta, mostrando debilidades reales, como pueden ser: que sos desorganizado o llegás tarde a tu trabajo. Tampoco será bueno que digas que sos perfeccionista o que te gusta trabajar muchas horas, porque el entrevistador desconfiará.
Lo mejor es hablar de debilidades que puedan transformarse en fortalezas. Es decir, ver un punto débil de tu currículum y transformarlo en un punto a favor. Por ejemplo, una respuesta puede ser: “Quizás mi mayor debilidad es que me hace falta formación en el área digital, sin embargo, esto me hace tener más ganas de esforzarme y aprender para demostrarle a los demás que soy capaz”, “soy una persona obstinada pero me he dado cuenta de que escuchando diferentes opiniones de un grupo siempre se obtienen los mejores resultados”, o “soy una persona un poco despistada pero con las aplicaciones del celular y de la computadora ya no me cuesta recordar las reuniones”. En todos estos ejemplos, la debilidad sería el 10% de la frase y la motivación en la fortaleza el otro 90%.

11. ¿Cómo trabajas bajo presión? ¿Cómo reaccionas ante situaciones de estrés?

En este caso, deberás explicar cómo enfrentas las situaciones difíciles y cuáles son tus trucos para relajarte. Podés citar un ejemplo de un momento tenso que hayas resuelto bien, porque en verdad lo que el entrevistador quiere saber en este caso es si sos una persona competente cuando el trabajo se pone difícil.

12. ¿Cómo te describirían los demás?

Pedile a tus colegas y supervisors que te hagan comentarios evaluando tu desempeño para tener respuestas honestas, basadas en comentarios reales. En este caso, María Rúbies, aconseja llevar un registro de los comentarios para poder entregárselos al empleador, si los solicita.

13. ¿Cuánto crees que deberías cobrar?

Esta pregunta es difícil de contestar porque siempre nos quedaremos con la duda de si lo que dijimos estuvo bien. Lo mejor en este tipo de preguntas salariales es aplicar el sentido común y responder con flexibilidad. Por ejemplo, podés decir un rango salarial y destacar que valorás más la motivación que pueda tener el proyecto que la cantidad monetaria a percibir o que es un aspecto que puede variar porque sos flexible. María Rubíes recomienda responder: “Actualmente mi prioridad no es el salario, puedo ser flexible si la empresa me ofrece un proyecto innovador que me permita crecer profesional y personalmente”.

14. ¿Qué te distingue o diferencia de otros?

Para responder, debes hablar de tus logros y hábitos de trabajo, demostrando al entrevistador lo que valés y cómo llegarías a ser aún más valioso. En este caso, la respuesta recomendada es: “Sé que hay otros candidatos que podrían ocupar este cargo pero me considero una persona adecuada porque por mi experiencia laboral me diferencio del resto y sé que puedo dar un valor competitivo a la empresa”.

15. ¿Cuáles han sido tus mayores logros?

En esta pregunta, el entrevistador quiere saber si te has destacado en tu carrera profesional o si eres un candidato más. Por lo tanto, al responderla, tendrás la oportunidad perfecta para diferenciarte del resto. Demuestra que eres un profesional consciente de sus logros, un profesional que trabaja orientado a los logros y analiza los resultados de su trabajo. Una manera de responder a esta pregunta es: “He logrado aumentar… mis ingresos, productividad, rapidez…” o “he logrado disminuir… los costes, tiempo de espera, incidencias…”

Facebook Comments





Translate »